Google+
El Malpensante

Correo

Contra Onfray; Restauración urgente

Los lectores opinan

Contra Onfray

Leyendo la edición Nº 110 de El Malpensante encuentro un artículo al cual mis ojos no dan entero crédito: la entrevista a Michel Onfray (“Destruir el diván”). Me limitaré pues a hacer un par de aclaraciones que tal vez sean de utilidad para los lectores de la revista y, acaso también, para algún freudiano con ansias de desquite.

Dice el señor Onfray: “Los nazis hacen referencia a un libro que Nietzsche nunca escribió, La voluntad de poder, que es una obra falsa escrita por su hermana, ella sí nazi y fascista”.
 
No cabe situación más absurda. Si la hermana de Nietzsche hubiese redactado tal obra, estaríamos ante una de las mentes más brillantes que haya concebido el género femenino en su historia. La “pobre mujer” simplemente extrajo arbitrariamente algunos pasajes de lo que hoy se conoce como Fragmentos póstumos y los publicó bajo el nombre de La voluntad de poder. Es entonces una severidad inútil catalogar lo contenido en esas páginas como “falso”.
“La obra completa de Nietzsche –continúa Onfray– es antinazi: escribió que habría que fusilar a los antisemitas”. Evidentemente, pero también dijo de los judíos: “Gente del origen más bajo, en parte canalla, los expulsados no solo de la buena sociedad sino también de la respetable, crecidos al margen incluso del olor de la cultura, sin disciplina, sin saber, sin tener ninguna idea de que pudiera haber conciencia en cuestiones espirituales”.
 
Por otro lado, cualquier mortal que haya leído El anticristo sabe que en esa obra elogiable se encuentran bastantes referencias a los hebreos, y no precisamente halagüeñas. En este sentido, pretender que Nietzsche sea el autor indicado para atacar el antisemitismo sería como procurar que él mismo sea el adecuado para animar a los pesimistas.
 
“Olvidamos todo el tiempo –dice Onfray– que las referencias filosóficas que fueron reivindicadas por el nacional-socialismo no son de Nietzsche”.
 
La gaya ciencia propone la creación de una raza aria, el Zaratustra desarrolla la teoría del superhombre, y los mismos Fragmentos póstumos dicen cosas como las siguientes: “La prohibición bíblica ‘no matarás’ es una ingenuidad en comparaci&oacu...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Lectores El Malpensante

Agosto de 2010
Edición No.111

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Proyectos de literatura


Por Agripina Montes del Valle


Publicado en la edición

No. 208



En la Manizales del siglo XIX, una intelectual debía sobreponerse a las pataletas de sus hijos y a la picardía de sus criadas para abrirse un espacio creativo en medio de las vicisitudes [...]

Enhorabuena, Rodrigo


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 208



. [...]

El vallenato se tomará el mundo


Por Consuelo Araújo Noguera


Publicado en la edición

No. 205



La reputada crítica Marta Traba lanzó dardos contra el género que la Cacica amaba, y esta se le midió a la pulla con una mordaz y cómica respuesta. [...]

Carta de un escritor advenedizo a Eduardo Halfon en la que Fëdor Dostoievski responde a todas las preguntas bañado en lágrimas


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 208



Un escritor caleño empobrecido en el primer mundo despierta de un coma y lee a un colega guatemalteco. Mientras, su novia con gonorrea lo acecha. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores