Google+
El Malpensante

Literatura

Autorretrato de un crítico

Traducción de Carolina Sanín

En 1923, la revista The Nation le pidió al "sabio de Baltimore" que explicara por qué porfiaba en reseñar libros. Casi un siglo después, la beligerancia de su respuesta sigue siendo tan provocadora como lo fue en su día.

© Bettman | Corbis

 

Pídale a un crítico profesional que escriba sobre sí mismo y le estará pidiendo que haga lo que hace todos los días al practicar su arte y su misterio. No hay crítica que no sea una confidencia ni hay confidencia que no revele a su autor.

Cuando denuncio un libro con mofa e injuria, y me lanzo sobre su autor a la manera brutal y asiática de un estibador borracho, a la manera de un miembro del Ku Klux Klan o de un suboficial de marina de Annapolis, solo estoy diciendo, a través de las fórmulas de la profesión, que el tipo me desagrada; que sus ideas y sus formas me son odiosas de la misma manera que me son odiosas las de un metodista, un jugador de golf o un bailarín del zapateo; en breve, que me considero mucho mejor que él y estoy ansioso por decirlo. Y cuando, por otra parte, alabo un libro de manera altisonante y hablo de su autor como si su vida y sus sufrimientos fueran de capital importancia para el mundo, meramente estoy diciendo que en él detecto algo (propio del prejuicio, la tradición o los hábitos mentales) que se parece mucho a algo que hay en mí, y que mi vida y mis sufrimientos son de capital importancia para mí mismo.

Esto es la crítica cuando no se limita a la elaboración de catálogos. El crítico siempre se pone en evidencia, sin importar con cuánto arte procure ser impersonal y científico. De hecho, el esfuerzo por ser impersonal y científico lo delata, como demuestran los escritos de mi eminente colega el doctor Erskine. No he tenido el honor de conocer a Erskine, pero sé, tan bien como su abuela, que es esencialmente un hombre tímido; que los aires de la doctrina lo alarman y no tiene estómago para hacer frente a la aventura. De ahí que abogue por el decoro y la tradición, es decir, por cuanto ha dejado atrás la etapa del peligro y la experimentación, es decir, por los refugios y los puertos. Erskine no puede escapar de su crítica como no puede salirse de su propia piel. Tampoco pueden hacerlo, en el polo opuesto, los bolcheviques críticos de Greenbaum Village (todos ellos tan foráneos y detestables para Erskine, me atrevo a afirmar, como otros tantos nietzsches y beethovenes). Cuando estos jóvenes brillantes publican profundos tratados de estética sobre el arte de Fatty Arbuckle, Gertrude Stein y la comp...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Henry Louis Mencken

El 'Sabio de Baltimore', conocido por su humor mordaz, fue quizás el crítico literario más influyente de su época.

Octubre de 2010
Edición No.113

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los calzones rosa de Gretchen


Por Julián Silva Puentes


Publicado en la edición

No. 207



Un cuentazo [...]

Fidelidad de los perros


Por Tomás Sánchez Bellocchio


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Argos y Ulises, perros viejos


Por Jorge Francisco Mestre


Publicado en la edición

No. 212



Ulises vuelve a casa después de veinte años de andar vagando, y su perro, que es menos callejero, es el primero en reconocerlo. ¿Cuántos años tendría el can a [...]

La silla varada


Por Jacobo Cardona Echeverri


Publicado en la edición

No. 213



El tamaño de las cosas es uno de los cortometrajes seleccionados para participar en la Competencia Nacional de la próxima versión del festival Bogoshorts, en diciembre. Es, sin lu [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores