Google+
El Malpensante

Artículo

Testigo N° 14

Dossier: Roger Casement y el Putumayo

Traducción de Cristina Esguerra

Para forzar a los indígenas a aumentar la producción, la Peruvian Amazon Company importó un grupo de barbadenses, autorizados -y obligados- a ejercer las formas más retorcidas de brutalidad contra los nativos. Roger Casement recogió este testimonio de lo que hizo, vio y vivió uno de ellos durante sus años en el Putumayo.

Capataces de Barbados e indígenas witotos • © Colección Whiffen | Universidad de Cambridge

 

Stanley Sealey, nativo barbadense, es trabajador de la Peruvian Amazon Company en La Chorrera. El 23 de septiembre de 1910 se presentó a comparecer ante el cónsul general de Su Majestad, el señor Casement, en presencia del señor Tizón y de Louis Barnes, jefe de la comisión de la compañía.

En esa audiencia declaró que había nacido en Barbados el 27 de febrero de 1886 y que desde 1905 comenzó a trabajar como peón, junto con sus compatriotas, por un salario de diez dólares al mes. Él y otros barbadenses fueron traídos a Nanay, cerca de Iquitos, y se sentían insatisfechos con su trabajo. Por eso, Sealey y algunos más dejaron Nanay por voluntad propia y se fueron a Iquitos en busca de otro empleo.

Primero trabajó en una fábrica de ladrillos, luego viajó como bombero a bordo de un buque de vapor y posteriormente fue a Manaos, donde estuvo una cantidad de tiempo considerable. Pagó su pasaje de regreso hasta Iquitos e hizo un contrato con la Peruvian Amazon Company por 50 soles mensuales para laborar en el Putumayo. Llegó a La Chorrera el 12 de mayo de 1908 acompañado de varios barbadenses que también habían sido contratados. Ésa fue su primera visita al Putumayo. Ya lleva trabajando aquí dos años y cuatro meses aproximadamente. Este testigo, igual que James Chase, hizo sus declaraciones con cierto nivel de excitación. Era evidente que la presencia del señor Tizón le incomodaba, pero, a pesar de ello, hablaba con sinceridad y sin rodeos.

Primero fue enviado de La Chorrera a Abisinia, para hacer parte del grupo que tenía como encargado al señor Agüero. Participó en expediciones, armado con un rifle, para ir en busca de indígenas y obligarlos a trabajar en la explotación del caucho. Cuando los encontraban, amarraban a hombres y mujeres y los traían a la sede de la compañía. Atarlos era una orden. A la llegada eran puestos en el cepo y dejados allí durante dos días o más. Posteriormente eran liberados para que pudieran regresar a la producción de caucho (si aceptaban hacerlo).

Durante la audiencia, el cónsul general le pregunta si ha visto que azoten indígenas.&n...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Stanley Sealey

Nativo barbadense, trabajador de la Peruvian Amazon Company en La Chorrera.

Diciembre de 2010
Edición No.115

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

Sobre el cerro, a cielo abierto


Por Adriano Cirino


Publicado en la edición

No. 207



Al evaluar el problema de la basura en la comuna 13 de Medellín, las autoridades locales notaron un inconveniente mayor: ¿cómo hacían los habitantes para subir y bajar las [...]

Fiesta - El gran evento de la Tribu Malpensante


Por


Publicado en la edición

No. 211



. [...]

Edgar Degas


Por


Publicado en la edición

No. 141



Con este texto podra saber más sobre Edgar Degas y animarse a ver el documental que presenta Cine Colombia [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores