Google+
El Malpensante

Danza

Sobre el baile que he creado y los bailes que no he bailado

   

© Jens Bonnke • Corbis


Para alguien que no baila, el baile siempre es motivo de análisis. Ver a los demás moverse al ritmo de la música, mirándose a los ojos o abrazados y riendo mientras tomas una cerveza, ajeno a todo, es una forma de entrenada soledad. Hablaba hace unos años con el poeta mexicano Alejandro Aura del baile contenido. Él era el rey. Me enseñó los principios básicos de lo que es un arte: bailar sin aparente movimiento. Lo que él denominaba también como “el baile de la esfinge” le había llevado años de práctica a través de bodas y comuniones, bares de Oaxaca o del viejo Madrid, cafetines de Buenos Aires, bailes de embajadas, e ir de danzón en danzón de un continente a otro sin el menor golpe de cadera.

Su método, aparentemente sencillo, era quedarse clavado en un sofá, silla o taburete de barra de bar sin mover un solo músculo. Era muy crítico con los ligeros movimientos del pie, ya sea apoyado o en el aire, tremendamente mordaz con los balanceos de hombros y despiadado con los acompasados golpecitos en el muslo. Según él, el baile contenido se rige por estrictas normas que exaltan la heterosexualidad del bailarín contenido. El absoluto desprecio por el compás era su norma de oro y debo decir que la seguía a rajatabla.

Como todo baile, el contenido tiene sus movimientos, ninguno de ellos sincopados.

Movimientos sutiles que solo otro gran bailarín contenido sabe apreciar. El primero y principal, la postura displicente hacia el hecho del baile en sí, al que calificaba como técnica menor de apareo.

Según decía, el baile tal como se entiende es el intento desesperado de conseguir a la hembra renunciando a la palabra y por lo tanto un paso atrás, sin ritmo, en la evolución.

El bailarín contenido, una vez adquiere la postura estática de rigor, tiene –en contra de lo que pueda parecer– una infinita gama de movimientos: llevarse el vaso a los labios cuando la canción merece la pena, cambiar incómodamente de posición en las rápidas, mirarse la punta del zapato como asentimiento a algún paso dado por los bailarines. Hablar con una persona a tu lado mientras los demás bailan es un claro indicio de que el baile no es de tu agrado. Pedir una be...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Fernando Bellver

Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid y se especializó en técnicas del grabado. ha recibido el Premio Nacional de Arte Gráfico 2008. Uno de sus libros se titula "Tengo algo en la cabeza".

Diciembre de 2010
Edición No.115

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Cómo saber si eres un trol cultural


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 208



. [...]

Adán y Eva


Por Bacteria


Publicado en la edición

No. 207



La caricatura de Mayo [...]

Niño de barro


Por Betina González


Publicado en la edición

No. 213



¿Se alberga algún sentimiento maternal por un gólem infantil, una Galatea pueril o un Pinocho que dura lo que un suspiro? [...]

De caricaturas


Por Jesús Silva-Herzog Márquez


Publicado en la edición

No. 210



Tras la decisión del New York Times de no seguir publicando caricaturas en su edición internacional, el gremio de humoristas ha salido a protestar con carteles en blanco, pues los obispo [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores