Google+
El Malpensante

Columna

Presidentes, poetas y guerreros

   

© Vigg Cherry • Corbis 


La cacofonía de trinos con la que nos ha querido regalar a los colombianos el ex presidente Uribe llevó a varios columnistas –Humberto de la Calle, Héctor Abad, entre otros– a invitarlo a dedicarse a la literatura. ¿No sería mejor dejar descansar la pasión política, aunque fuera por unos pocos días, y entregarse a menesteres menos áridos y más amables? De la Calle incluso termina con un entusiasta: “¡Viva Belisario!”.

No estoy seguro de compartir el sentido de tales observaciones. Deplorando, como tantos otros, el estilo virulento de Uribe y su talante autoritario, le rescato –de hecho le admiro: es quizás lo único que le admiro, pues no soy caballista– su furiosa y reconcentrada obsesión, su necesidad biológica de volver una y otra vez a lo que, al fin y al cabo, es su oficio. Creo, sin la menor ironía, que los colombianos tendríamos mucho que aprender de ella. En un mundo con altos niveles de división del trabajo, eso que los deportistas llaman “foco” no puede mirarse con desdén. En contraste, y sin querer demeritar en lo más mínimo la admirable labor cultural del gentil Belisario, hay que reconocer que al país casi nunca le fue bien con la figura de los presidentes poetas.

El presidente poeta, o literato, fue durante un largo período una institución nacional, aunque es probablemente la Hegemonía Conservadora la que concentró a más figuras de ese tipo. Rafael Núñez, Caro, Marroquín, Marco Fidel Suárez, Guillermo Valencia (quien no llegó al poder pero aspiró dos veces, justo en el período en que estaba en la cumbre del reconocimiento) dirigieron los destinos tanto del país como de la correcta dicción. No todos fueron siniestros e incompetentes, ni necesariamente malos escritores. Es cierto que el inmortal Indio Uribe –una de las figuras cimeras de esa otra tradición nuestra de la gran diatriba política– se quejó de que lo único peor que las decisiones de Núñez fueran sus versos. Un comentario con el que inevitablemente simpatizo cada vez que escucho nuestro himno nacional. En contraste, Caro fue un serio y diestro clasicista, y Los sueños de Luciano Pulgar de Suárez merecer&ia...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Francisco Gutiérrez Sanín

Columnista de El Malpensante y El Espectador. Es profesor en el Iepri de la Universidad Nacional de Colombia.

Diciembre de 2010
Edición No.115

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Los cinco delantales de mi abuela


Por Hazel Robinson


Publicado en la edición

No. 214



Bajo los metros de tela que cubren la vida de esta mujer, también se arropa la cotidianidad de los antepasados en el archipiélago de San Andrés. [...]

¿Cómo quebrar un restaurante?


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 206



A pesar de lo que nos podrían hacer creer series como Chef’s Table, tener un restaurante va más allá de la creatividad culinaria, el amor al oficio y pretenciosos planos en [...]

5 películas para los amantes del arte


Por


Publicado en la edición

No. 141



La vida de un artista es siempre tan fascinante como su obra, y como el Día Mundial del Arte se acerca rápidamente, hemos seleccionado cinco películas maravillosas para [...]

7 PELÍCULAS PARA LOS AMANTES DE LIBROS


Por


Publicado en la edición

No. 141



La conexión entre películas y libros es tan antigua como el cine mismo, y el Día Mundial del Libro nos da la excusa perfecta para descubrir algunas gemas indie fabulosas que [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores