Google+
El Malpensante

Iceberg

El caso Castaño: explicación a los lectores

Ideas, apuntes, críticas, chismes, tendencias, habladurías

© Jakob Helbig • Corbis


La discusión que sugiere Alberto Rodríguez en el Correo de este nuevo número de El Malpensante no solo es apetitosa sino que amerita esa respuesta larga y meditada que él nos propone. Se la daremos, por supuesto, aunque para ello don Alberto deberá tenernos un mínimo de paciencia y esperar hasta el número de marzo. Allí le contaremos lo mucho que en esta redacción nos hemos preguntado sobre la ausencia de mujeres en nuestro índice y lo que hemos hecho en el pasado y lo que hacemos ahora mismo en aras de suplir esa carencia. El motivo para postergarle la respuesta es, como se verá enseguida, tan poderoso como inusitado.

Los lectores recordarán que en el número de diciembre anunciamos con gran despliegue la publicación de seis crónicas de José Alejandro Castaño sobre lo que dimos en llamar “Fantasmas de la Independencia”, un ciclo dedicado a rastrear las sombras de nuestro prócer máximo en la actualidad de las naciones “bolivarianas”. Por su extensión y por el hecho mismo de que iríamos publicándolas a lo largo de seis meses, puede decirse que es el proyecto más ambicioso en que nos hayamos embarcado nunca. Ya imaginamos el pasmo de quienes nos siguen cuando sepan que hemos decidido bajarnos del proyecto y dejar aparcadas las cinco entregas restantes.

Para explicar los motivos de tan drástica decisión, tenemos que remontarnos muy lejos, en concreto al 13 de diciembre de 2009. Ese día, José Alejandro Castaño firmó con Casa Amèrica Catalunya un contrato para escribir “seis textos relacionados con el legado de Simón Bolívar en cada uno de los seis países que liberó: Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, Bolivia y Panamá”. Esos textos conformarían un libro de apoyo y complemento a la exposición Liberando al Libertador, también organizada por Casa Amèrica, cuya apertura se había fijado para la primavera de 2010. En virtud del contrato Castaño se obligaba a entregar los textos a más tardar entre “el 1 y el 15 de marzo”. A su vez Casa Amèrica se comprometía a pagarle la totalidad de los honorarios en los primeros días de 2010.

No fueron viajes fáciles. En Venezuela, Castaño fue apresado por el ejé...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Febrero de 2011
Edición No.116

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Carta de un escritor advenedizo a Eduardo Halfon en la que Fëdor Dostoievski responde a todas las preguntas bañado en lágrimas


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 208



Un escritor caleño empobrecido en el primer mundo despierta de un coma y lee a un colega guatemalteco. Mientras, su novia con gonorrea lo acecha. [...]

Joan Juliet Buck tiene un resfriado


Por Rocio Arias Hofman


Publicado en la edición

No. 217



Fotografías de Ruven Afanador La escritora, actriz y durante siete años editora en jefe de Vogue Paris encaró en The Price of Illusion un tramo extenso de su vida. Es lo que llam [...]

Las cartas de Evo


Por Roberto Laserna


Publicado en la edición

No. 215



. [...]

Las Antillas: fragmentos de la memoria épica


Por Derek Walcott


Publicado en la edición

No. 214



Traducción de Catalina Martínez Muñoz   El Gran Caribe es un protagonista en sí mismo y no el reflejo nostálgico de otros territorios. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores