Google+
El Malpensante

Educación

Ahorititita

Un pequeño ejercicio de filología.

Una de las cosas que he aprendido en España es que la expresión “ahora mismo” significa “ya”, “sobre la marcha” y “de inmediato”, y así he ido olvidando ciertos modismos de mi tierra que –sin embargo– vienen a significar cuestiones completamente distintas. Es el caso de “ahorititita”, palabra que no necesariamente supone una acción que abarque una expresión de tiempo más breve que “ipso facto”.

Evidentemente, “ahorititita” viene de “ahora”, pero entre “ahora” y “ahorititita” existen “ahorita” y “ahoritita”, dos instancias temporales más bien separadas por horas que por nanosegundos. Por lo tanto, cuando uno se constituye en una ventanilla y el funcionario nos dice muy suelto de huesos: “Ahorititita le atiendo, señor”, más vale montar la tienda de campaña porque la vaina tiene para largo.

Como todo el mundo sabe, el castellano de América propende al diminutivo, de modo que nadie toma cervezas sino “cervecitas”, no se juega fútbol sino “fulbito” y nadie echa polvos sino “polvitos”. No obstante, el diminutivo en América es algo más que una alusión a la brevedad, pues la mayoría de diminutivos connotan cariño, confianza y respeto. Así, a la oficina del profesor universitario a quien se debe pedir una revisión de la nota final del curso hay que entrar con “permisito”, llamarle “doctorcito”, solicitarle un “ratito”, exponerle nuestro “casito”, pedirle dos “puntitos” y despedirse diciendo “adiosito”.

Y es que los diminutivos son la expresión más genuina de eso que en Lima llamamos huachafería y que en España viene a ser lo hortera, pues no hay nada más cursi y rechinante que ese empalagoso proceso de achicamiento del que no se salva ni Dios, porque en Hispanoamérica los ángeles son “angelitos”, la Virgen es “la Virgencita” y Dios es “Diosito”. Y aunque no hay diminutivo de Cristo, la huachafería popular ha acuñado “Papá Lindo”.

Sin embargo, la originalidad de los diminutivos hispanoamericanos consiste en que a veces significan lo contrario y en que son gramaticalmente rocambolescos. Tal es el caso de “ahorititita”, un diminutivo de adverbio que en realidad quiere decir “espera que termine lo que estoy haciendo y cuando tenga tiempo me ocupo de lo tuyo”, pero c...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Fernando Iwasaki

Actualmente es columnista del diario ABC de Sevilla.

Marzo de 2011
Edición No.117

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Enhorabuena, Rodrigo


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 208



. [...]

Una completa guía turística de Noruega


Por Morten A. Strøksnes


Publicado en la edición

No. 208



Visiten el bello país de los fiordos, donde se acuñó la expresión “desarrollo sostenible”. Una petrocracia cuyo último producto contaminante es el &ldquo [...]

El mito del delfín rosado y la mujer tikuna


Por Andrés Cardona Cruz


Publicado en la edición

No. 211



El delfín rosado del Amazonas lucha por sobrevivir a la extinción. Para esa lucha, según los tikuna, esta especie de río cuenta con poderes míticos: una mente m&aacu [...]

El acordeón en las letras del Caribe colombiano


Por Ariel Castillo Mier


Publicado en la edición

No. 205



Desde su primera aparición en prensa en el último cuarto del siglo XIX, el acordeón no paró de coquetear con las mejores plumas de la región, presentándose co [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores