Google+
El Malpensante

Decálogo

El decálogo del perfecto mafioso

Guía para ser gánster y no morir en el intento.

© Darren Greenwood Corbis

 

Desde que Moisés escribió los Diez Mandamientos se han escrito decálogos de todo tipo: para abogados, para cadetes, para la paz, para ser un buen autocaravanista y hasta para “elegir juegos y juguetes no sexistas”. Hay decálogos para protegerse de la gripa, del buen trato a los niños, del deportista, de la alimentación sana, de la sonrisa perfecta. Hay decálogos del corrupto, del fotógrafo, del directivo. Existe el decálogo del optimista y también, entre el millón trescientas mil entradas que se encuentran en Google para “decálogo”, existe un decálogo del lector, preparado por Antonio Muñoz Molina y otro, muy famoso, de Daniel Pennac, que incluye, entre otros, los derechos a saltarse páginas, a releer, a no terminar libros y a callarse.

Muchas de estas listas se atribuyen o fueron escritas por grandes maestros de su respectivo oficio (escritor, cocinero, paracaidista... y un demencial etcétera). Otras son anónimas y de no pocas se podría sospechar que no van más allá de ser alegres tomaduras de pelo.

Entre esos decálogos inciertos y curiosos figura el que se atribuye a Salvatore Lo Piccolo. Lo Piccolo, un mafioso italiano nacido en Palermo en 1942, fue uno de los jefes más poderosos de la Cosa Nostra en Sicilia hasta su detención el 5 de noviembre de 2007.

Dice la leyenda que, al momento de ser capturado, descubrieron en su chaqueta un papel meticulosamente doblado en cuatro. Allí, escrito en resonantes mayúsculas, figuraba lo que ahora conocemos como el código del perfecto mafioso. Mezcla de mandamientos bíblicos, Urbanidad de Carreño y normas de ingreso a un club, el decálogo de Il Barone –como también era conocido Lo Piccolo– ha pasado a convertirse por derecho propio en un documento pop de la vertiginosa cultura de nuestros días.

Estos son sus diez puntos:

1) No prestarás dinero directamente a un amigo. Si es necesario,?lo harás a través de una tercera persona.
2) No mirarás nunca a las mujeres de tus amigos.
 3) Se te prohíbe cualquier tipo de relación con la po...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Salvatore Lo Piccolo

También conocido como el Barón (il Barone), es un mafioso siciliano y uno de los jefes más poderosos de la Cosa Nostra de Palermo, Sicilia. Era un fugitivo desde 1983 hasta su detención en 2007.

Marzo de 2011
Edición No.117

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Supermoro y la kriptonita brasileña


Por Mariana Toro Nader


Publicado en la edición

No. 203



Sérgio Moro, el osado juez que procesó a Lula da Silva y reveló un entramado de corrupción de alcance latinoamericano, decidió colgar la toga y unirse al que la izqu [...]

Esto no es una manzana


Por Claudia Steiner


Publicado en la edición

No. 206



¿De qué manera la gran industria cambió nuestra vieja relación con los alimentos y los actos sociales de cocinar y sentarse a una mesa? [...]

Husserl y el dragón


Por Ciprian Valcan


Publicado en la edición

No. 208



Aforismos y fragmentos desbordados de un sarcasmo reconfortante. [...]

El gran gordo de Pésaro


Por Laura Galindo M.


Publicado en la edición

No. 206



El afamado compositor Gioachino Rossini abandonó la ópera para consagrarse a su mayor pasión: la gula. Su dedicación produjo varios nuevos platos y más de un dolor d [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores