Google+
El Malpensante

Ciencia y tecnología

Carbón sucio, futuro limpio

Traducción de Cristina Esguerra y Ángel Unfried

Nuestro optimismo nos hace desear que las fuentes de energía verde puedan llegar a suplir la demanda mundial. Las proyecciones realistas dicen lo contrario. ¿Qué hacer para que la fuente más eficiente resulte también ambientalmente amigable?

© Mark Rykoff  Corbis

 

A lo largo de los últimos cuatro años he sugerido que los logros de China, tan comentados, resultan en realidad menos impresionantes, si no más complejos, al ser vistos de cerca. Sí, la mayoría de electrodomésticos del mundo son fabricados por industrias chinas; pero las marcas, los diseños y la mayor parte de las ganancias pertenecen a compañías fuera de ese país. Sí, el superávit comercial acumulado por China la ha convertido en acreedora de Estados Unidos y de gran parte del mundo; pero la enorme cuota de riqueza que ha invertido en economías de otros países amarra su suerte a la de ellos. Sí, el número de chinos muy ricos está aumentando; pero otros cientos de millones siguen viviendo en la pobreza. Sí, las fábricas chinas son líderes mundiales en producción de molinos de viento y páneles de energía solar; pero la situación ambiental del país sigue siendo tan funesta que no solo constituye una amenaza para la salud pública y la estabilidad política, sino también para su expansión económica.

Este informe mantendrá un tono distinto. He estado investigando sobre un área en la que el desarrollo chino es objetivamente positivo para el mundo entero, incluso para Estados Unidos. ¡Vaya sorpresa! El éxito chino en este campo supera ampliamente el enfoque norteamericano y también evidencia sus debilidades. El tema al que hago referencia es el esfuerzo conjunto para reducir las emisiones de gases causantes del efecto invernadero, cuyos principales productores son China y Estados Unidos, en el primer y el segundo lugar respectivamente, sumando entre los dos cerca del 40% de las emisiones totales del mundo. El desarrollo chino en esta área implica mucho más que “tecnología limpia”. Este esfuerzo, que tiene menor impacto mediático y suena mucho menos atractivo, podría determinar si China y Estados Unidos logran trabajar de la mano para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), sin recurrir a tecnología limpia, sino a la más sucia entre las principales fuentes de energía actual: el carbón.

La m...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

James Fallows

Fue escritor de discursos para Jimmy Carter y durante 25 años ha sido corresponsal de la revista 'The Atlantic Monthly'.

Marzo de 2011
Edición No.117

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fe de erratas


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 210



. [...]

Los cinco delantales de mi abuela


Por Hazel Robinson


Publicado en la edición

No. 214



Bajo los metros de tela que cubren la vida de esta mujer, también se arropa la cotidianidad de los antepasados en el archipiélago de San Andrés. [...]

La filosofía del vestido


Por Oscar Wilde


Publicado en la edición

No. 217



Traducción: Andrés Hoyos   El dandy irlandés confeccionó este compendio para vestir con armonía. Y si bien se refiere a la moda de su tiempo, da una mirada pr [...]

Del aborto


Por Natalia Ginzburg


Publicado en la edición

No. 216



Dada la coyuntura en Colombia, rescatamos un texto clarividente, escrito en 1975, que hoy debería ser leído como un clásico. Su autora, una filósofa italiana, dice sin eufe [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores