Google+
El Malpensante

Iceberg

"Para algo servirá mi especulación" y A propósito de unos curas pederastas

Ideas, apuntes, críticas, chismes, tendencias, habladurías

© Harry Choi • Tongro • corbis

 

"Para algo servirá mi especulación"

Como escribe sin pelos en la lengua y con conocimiento de causa, las columnas de Nicolás Morales despiertan toda clase de reacciones entre el público. Los angry young men aplauden, los libreros rezongan, los editores se emberriondan, el medio académico trina y un número considerable de funcionarios pone el alarido en el cielo. No hace falta compartir sus puntos de vista para advertir que Morales es un crítico inteligente e informado, un comentarista cuya ironía a la hora de examinar los mil y un tejemanejes de la cultura en Colombia siempre es bienvenida.

Justamente por eso, porque Morales ha sido inconforme y concienzudo, en esta revista no acabamos de entender qué lo llevó a publicar una columna tan bochornosa como “El top de los salarios en cultura” (revista Arcadia, número 65, febrero-marzo de 2011). En torno a ese tema siempre se ha tejido un tonto velo de secretismo; los sueldos se ocultan como si fueran un secreto de Estado, lo cual da pie a suspicacias que rara vez coinciden con los hechos. Nada más por ello deberíamos agradecerle a Morales que haya puesto el asunto en la agenda del debate público. Sin embargo, ¿por qué, en vez de investigar el tema, ha preferido “imaginarse” cuánto ganan algunos funcionarios en el sector cultural y, no contento con eso, sacar de allí conclusiones maliciosas y completamente infundadas?

Sus descargos respecto a que “ninguna entidad quiso darme cifras” no son creíbles. Para comenzar, los salarios del sector público son, como su nombre lo indica, públicos y por lo tanto nadie puede negarle esa información al ciudadano que la requiera. En esta revista contactamos a varias de las instituciones mencionadas por Morales en su artículo y todas nos respondieron de manera eficiente y oportuna, sin oponer el menor obstáculo a nuestras peticiones. Incluso el centro cultural Julio Mario Santodomingo, del cual Morales dice que paga los mejores salarios del sector –“aunque quizá nunca lo sabremos”– no tuvo el menor inconveniente en revelarnos el sueldo de sus dos directores.

Tampoco mejora nuestra percepción de la columna el hecho de que Morales admita que sus cálculos &ldquo...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Abril de 2011
Edición No.118

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Palíndromos gastronómicos


Por Juan David Giraldo


Publicado en la edición

No. 206



. [...]

Este pedazo de acordeón


Por Roberto Burgos Cantor


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente aparecido en la revista Eco, en 1974, este es el único relato sobre vallenato que se conoce del autor sabanero, fallecido el año pasado. Una pequeña historia de susp [...]

Defoe y Stevenson, más ron y menos whisky


Por Mariann Soto y María E. Gutiérrez


Publicado en la edición

No. 214



Al parecer, Robinson Crusoe y La isla del tesoro fueron inspiradas por sucesos ocurridos en el archipiélago. Aquí las pruebas. [...]

¿El fin de los economistas?


Por Fareed Zakaria


Publicado en la edición

No. 208



Posan como científicos, pero se comportan como adivinos, con sus respectivas metidas de pata. El prestigio de los apóstoles de esta disciplina se desvaloriza y se acerca a la bancarrota, [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores