Google+
El Malpensante

Filosofía

La broma póstuma de Cioran

Últimas reapariciones del escéptico rumano.

Emil Cioran, en 1995

 

Emil Cioran vivió muchos años en el sexto piso del número 21 de la rue de l’Odéon en un apartamento parisino que Rafael Conte, el crítico español, describía como “un conjunto de chambres de bonne concatenadas”, es decir, como una sucesión de buhardillas en las que había que agachar la cabeza para no golpearse al entrar. Fue allí donde el gran pesimista rumano murió el 20 de junio de 1995, jugándonos en simultánea y sin querer una broma póstuma a sus lectores.

Nadie sabe si este “fanático de la nada”, según lo define Philippe Sollers, se hubiera reído o no de lo sucedido, pero en 1997, dos años después de su muerte, un grupo de allegados se reunió en su modesta vivienda con la idea de desmantelarla para poderla vender. Estaba presente Henri Boué, heredero de Cioran por serlo de Simone Boué, la recientemente fallecida maestra de escuela francesa que vivió con el escritor durante más de cincuenta años y que por eso mismo era su heredera universal; estaban Jean-Sébastien Dupuit, un alto funcionario del Ministerio de Cultura francés, Yannick Guillou, editor de Cioran en Gallimard –en Francia la editorial que publica a un escritor a lo largo de su vida adquiere “derechos morales” sobre la obra–, y estaba el poeta Yves Peyré, director de la Biblioteca Jacques Doucet, a la que la viuda había legado todos los papeles. Cerraba la lista un notario. Pocos meses atrás, Simone Boué había muerto ahogada en Dieppe en circunstancias tan extrañas que algunos suponen que ella sí logró el suicidio del que Cioran habló tanto en sus escritos pero que nunca se atrevió a cometer.

El inventario realizado en los cincuenta metros cuadrados de los que constaba la buhardilla fue raudo y arrojó bienes por valor de 7.600 euros. Finalizado el proceso, Henri Boué contrató a una comerciante del mercado de las pulgas de Montreuil para que alzara con el resto de las cosas carentes de valor y entregara limpia la propiedad. La comerciante se llamaba Simone Baulez y era tocaya de la compañera de Cioran que acababa de morir. Doña Simone II se puso manos a la obra en la forma meticulosa en que solía proceder siempre y revisó, como po...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Abril de 2011
Edición No.118

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La sed del ojo


Por Pablo Montoya


Publicado en la edición

No. 204



La primera novela del escritor colombiano transcurre en tiempos en los que la fotografía erótica atentaba contra las buenas costumbres y los “pornógrafos” eran persegu [...]

Cómo saber si eres un trol cultural


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 208



. [...]

Cocinar en mexicano


Por Julio Patán


Publicado en la edición

No. 206



Poder ver lo que se tiene enfrente es una facultad muy rara, pero es la mitad del éxito de las altas cocinas regionales. Aquí el rico caso de México, cuyos chefs de vanguardia tie [...]

Vanitas


Por Laura Garzón Garavito


Publicado en la edición

No. 208



Un poema de Laura Andrea Garzón [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores