Google+
El Malpensante

Iceberg

Una correspondencia a propósito de sueldos y Una respuesta

Ideas, apuntes, críticas, chismes, tendencias, habladurías

© Janusz Kapusta • corbis

 

Una correspondencia a propósito de sueldos

Los columnistas tenemos una suerte de cálculo previo sobre el impacto de nuestras columnas. Suelo pensar que en mi caso son los temas y el tiempo dedicado los que hacen la diferencia. Hay columnas juiciosas, escritas durante largas horas de trabajo que curiosamente pasan desapercibidas. Hay atrevidas, pendencieras y juguetonas, más rápidas, que son muy comentadas. Yo sabía que la columna titulada “El top de los salarios en cultura” (revista Arcadia, marzo de 2011) era del último grupo y que sería debatida con una cierta intensidad. Lancé unas cifras que me parecieron probables y así lo advertí, eso es arriesgarse. Y sí, me equivoqué en las cifras de algunos de los salarios más altos del sector cultura, ésos que yo quería conocer. Fue una equivocación gruesa en un par de salarios e importante en otros tres. Los errores del positivismo salarial. Ahí va la rectificación pedida.

Hablemos de las reacciones. Por un lado e-mails y cartas de regaño; por el otro, voces a favor del asunto, conscientes del valor de desacralizar el asunto salarial, tan secreto y tan incorrecto en la sociedad bogotana: “Aquí no hablamos de plata, ala”. Pero me parecía que había que hablar de plata y que al hacerlo abríamos la puerta para pedirles cuentas por su gestión. Por ahí iba la cosa. Mostrarle al lector que esos funcionarios y funcionarias de cultura eran bien remunerados y que, por eso mismo, era legítimo pedirles políticas coherentes, buenas ejecutorias y planes de largo aliento.

Y resulta que me descaché, que las cifras no coincidían, que el margen era más grande. Está bien, pero no me quiero quedar discutiendo unos márgenes, sacando porcentajes, peleando como lector de letra menuda. Y no quiero porque más allá de los márgenes, sigue claro el objetivo. Que si la cerca está unos metros más allá o más acá, a mí, que quiero provocar, que quiero poner un tema sobre la mesa y que no soy el ministro de Hacienda, no me perturba. Los salarios de los funcionarios, antes y después de las precisiones de El Malpensante, están en lo más alto y en lo más estrec...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Mayo de 2011
Edición No.119

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Eunice Odio: una historia de amor


Por Ricardo Bada


Publicado en la edición

No. 213



La poeta acusada de “nunca salir de casa” pese a tener varias nacionalidades, y de “moralista” por los beatnik con quienes se amistaba, fue una mente brillante que se fug&oacut [...]

El coleccionista de vientos


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente un juguete infantil, desdeñado en Europa por su vulgaridad, el acordeón encontró en el Caribe colombiano una grandeza sin precedentes. Al punto que se convirti&oacut [...]

¡Viva la revolución!


Por Malcom Deas


Publicado en la edición

No. 204



Así se llama el último libro de Eric Hobsbawm sobre Latinoamérica, que un colega cáustico desmenuza y destruye con celo de historiador. Dos versiones británicas de n [...]

Esto no es una manzana


Por Claudia Steiner


Publicado en la edición

No. 206



¿De qué manera la gran industria cambió nuestra vieja relación con los alimentos y los actos sociales de cocinar y sentarse a una mesa? [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores