Google+
El Malpensante

Artículo

Carta a los ateos norteamericanos

Traducción de Andrea Garcés

Hace casi cincuenta años, un grupo de ateos se reúne anualmente en Estados Unidos. El autor no pudo asistir a la más reciente convención. En lugar de ello, envió esta carta.

 

Queridos compañeros infieles: nada me hubiera impedido acompañarlos hoy, excepto la pérdida de mi voz (al menos de mi voz oral), producto de una larga discusión que sostengo con el espectro de la muerte. Nadie gana nunca esta discusión, aunque se pueden plantear unos cuantos argumentos sólidos en el transcurso del altercado. A medida que el enemigo se hace más familiar, me he dado cuenta de que todas las súplicas por salvación, redención y liberación de origen sobrenatural me parecen incluso más vacuas y artificiales que antes. Espero ayudar a defender y transmitir las lecciones que he aprendido de esta experiencia por muchos años más, pero por ahora creo que es mejor invertir mi confianza en dos cosas: la habilidad y las bases de la ciencia médica avanzada, y la camaradería de innumerables amigos y familiares, todos ellos inmunes a los falsos consuelos de la religión. Son estas fuerzas, entre otras, las que acelerarán la llegada del día en que la humanidad se libere de las esposas mentales del servilismo y la superstición. La fuente de nuestra moralidad y sentido de la decencia es nuestra solidaridad innata y no un despotismo del cielo.

Ese sentido fundamental de la decencia es ultrajado todos los días por un enemigo teocrático a plena vista. Proteico en forma, se extiende desde la amenaza declarada de mulás con armas nucleares hasta las campañas insidiosas para enseñar pseudociencia embrutecedora en las escuelas de Estados Unidos. Pero en los últimos años ha habido signos de genuina y espontánea resistencia frente a este sinsentido siniestro: una resistencia que repudia el derecho de los bravucones y los tiranos a afirmar que tienen a dios de su lado. Haber sido una pequeña parte de esta resistencia ha sido el mayor honor de mi vida: el origen y el sostén de toda dictadura está en la rendición de la razón ante el absolutismo y en el abandono de las preguntas críticas y objetivas. El nombre ordinario de este fatal delirio es “religión”, y debemos aprender nuevas formas de combatirlo en la esfera pública, de la misma forma como hemos aprendido a liberarnos de él en privado.

Nuestra arma es la mente irónica contra la mente literal: la mente abierta para combatir a los crédulos; la valiente búsqueda de la verdad contra las fuerzas temerosas y abyectas que qui...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Christopher Hitchens

Es autor, entre otros libros, de 'Juicio a Kissinger'.

Mayo de 2011
Edición No.119

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Incesante dembow


Por Christopher Tibble Lloreda


Publicado en la edición

No. 210



No hay frontera que detenga el boom-chi-boom-chick del reguetón. Ni siquiera las montañas antioqueñas, en donde el género urbano se metió –des-pa-cito– p [...]

Poemas


Por Ida Vitale


Publicado en la edición

No. 203



Ida Vitale [...]

Torpedos


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

El acordeón en las letras del Caribe colombiano


Por Ariel Castillo Mier


Publicado en la edición

No. 205



Desde su primera aparición en prensa en el último cuarto del siglo XIX, el acordeón no paró de coquetear con las mejores plumas de la región, presentándose co [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores