Google+
El Malpensante

Coda

La cultura en Colombia: del ocio a la necesidad

¿Se puede seguir pensando en la cultura como "costura" o necesitamos un cambio urgente en el punto de vista? El director del Malpensante quiebra una lanza.

La élite colombiana, y en particular la de Bogotá, se ha vanagloriado desde hace más de un siglo de su supuesta cultura. No hay tal; en Colombia hacen falta museos —apenas en el 2000 se inauguró el primer museo de arte universal que haya existido en el país, regalado a la capital por Fernando Botero en un gesto de generosidad sin precedentes—, hacen falta páginas culturales de calidad en los periódicos, hacen falta programas culturales de calidad en la televisión, hacen falta más editoriales pujantes y ambiciosas, hacen falta librerías, hace falta rodar películas agudas y de buena factura, hacen falta cursos y carreras culturales de calidad en colegios y universidades, hacen falta más eventos como el Festival de Teatro y la Feria del Libro de Bogotá, y si no destacamos otras valiosísimas pero escasas excepciones es porque pese a su gran valor siguen siendo eso, excepciones que no invalidan el aserto general.

Una de las razones para la gran incultura ambiente es que en una época no muy lejana, por allá a finales de los años sesenta y comienzos de los setenta, se pensó que la cultura era peligrosa. Había, en efecto, antecedentes en el sentido de que por su intermedio los jóvenes tenían acceso a ideas políticas radicales. La revolución cubana y su intención exportable fueron apoyadas por una amplia gama de intelectuales prestigiosos a lo largo y ancho de la América Latina y Europa. A nivel más general, el siglo XX había visto y vivido una considerable influencia del marxismo revolucionario entre los intelectuales del mundo, quienes —las cosas hay que llamarlas por su nombre— fueron notoriamente irresponsables y ligeros a la hora de sopesar el dilema ético del uso de la violencia, llamada entonces “la partera de la historia”, mediante una metáfora del propio Karl Marx que hoy nos parece estúpida y brutal.

En otras latitudes el problema suscitó encarnizadas batallas que enriquecieron el acervo espiritual y ético de muchos países. Para mencionar apenas un episodio significativo entre muchísimos, Albert Camus y Jean Paul Sartre partieron cobijas para siempre a raíz de una discusión sobre el estalinismo y sobre el carácter aceptable o no de las formas de lucha terroristas que se usaban en la Guerra de Liberación de Argelia. En Colombia la cosa fue a otro precio, mucho más costoso en últimas para el país. La élite local tomó el camino fácil de banalizar la cultura, volviéndola “costura&r...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Septiembre de 2002
Edición No.41

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Lobo manso, cordero feroz


Por Juan Arias


Publicado en la edición

No. 215



Mucho tiempo después de haberse extinguido en Suiza, los lobos han reaparecido en el país al encontrar un camino desde Francia e Italia. ¿Cómo ha recibido esta sociedad que [...]

Maestro desatado


Por Fernando Olea


Publicado en la edición

No. 208



La caricatura de junio [...]

Cuba: final de la utopía


Por Joaquín Villalobos


Publicado en la edición

No. 221



El fervor religioso que caracteriza al cristianismo se trasladó a los mesías, profetas e instituciones de la Revolución cubana. El infierno capitalista y el paraíso comunis [...]

Gümüketana


Por Gunnara Jamioy


Publicado en la edición

No. 217



Para esta escritora, en la que convergen etnias, vestir es un lenguaje palpable con las yemas de los dedos. De ello dan cuenta las vidas de seis mujeres descendientes del mismo linaje arhuaco, cuyas p [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores