Google+
El Malpensante

Iceberg

Echar abajo una puerta; Literatura con fronteras; Nostalgia

Ideas, apuntes, críticas, chismes, tendencias, habladurías. 

© Janusz Kapusta • Corbis

 

Echar abajo una puerta

Al menos en mi cabeza, yo tenía la impresión de que mis desacuerdos con Nicolás Morales Thomas habían quedado bastante ilustrados con la publicación de su carta y de mi consiguiente respuesta en el Iceberg de nuestro número 119. Sin embargo, para mi sorpresa, veintidós personas me escribieron algunos mensajes informales e incluso un par de cartas sumamente cuidadosas para comentar una misma frase de mi respuesta. Decía yo en el Iceberg anterior que en el proceso de averiguar el sueldo de la secretaria de Cultura de Bogotá y de otros funcionarios no habíamos tenido que “echar abajo ninguna puerta”. Mi propósito era deslizar una leve ironía en contra de la pereza investigativa de Nicolás Morales, no hacer una descripción realista de cómo es un trabajo de campo. Sin embargo, a los lectores les dio una impresión distinta. La mayoría asumió que, a mi juicio, las entidades públicas siempre contestan con agilidad y veracidad a los derechos de petición o a las acciones de control político.


De ningún modo es así. Lo normal cuando un periodista se dirige a un funcionario público es que éste trate de evadir las preguntas, las conteste a media lengua o imponga toda clase de obstáculos (reales o imaginarios) para suministrar la información que se le solicita.

Valga como ilustración de lo que digo un caso reciente. Hace poco estuve en una de las audiencias populares convocadas por el idu con los vecinos del Parque de la Independencia. El propósito de la reunión era despejar las dudas respecto a las obras que actualmente se están adelantando en ese lugar, pero ya desde el comienzo la reunión se fue al traste. Los funcionarios allí presentes eran incapaces de responder “sí” o “no” a preguntas absolutamente directas o utilizar un verbo tan sencillo como “cortar” al referirse a la tala de árboles. ¿Cómo confías en alguien de cuya boca salen frases como “en realidad los elementos arbóreos serán removidos de las instalaciones?”.

No es un caso aislado. Cinco años atrás un conocido me pidió evaluar una respuesta de ci...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Junio de 2011
Edición No.120

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La abolición del lector


Por Jaime Alberto Vélez


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Objeción literaria


Por Lina Céspedes


Publicado en la edición

No. 207



El testimonio de una abogada que se declara impedida para escribir textos que no sean correos electrónicos o conceptos jurídicos.  [...]

Fracasar como filósofo


Por Raymond Tallis


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

De la amistad


Por


Publicado en la edición

No. 204



Celebremos al padre del ensayo, Michel de Montaigne. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores