Google+
El Malpensante

Iceberg

Ah, pero eso es Facebook..., Si esas paredes hablaran

Ideas, apuntes, críticas, chismes, tendencias, habladurías

© Janusz Kapusta • Corbis

 

Ah, pero eso es Facebook...

Dos años atrás, en el número 94 de El Malpensante, publicamos un perspicaz ensayo de Claudio Magris sobre las rivalidades entre literatos. El escritor triestino decía allí que, si juzgábamos por las opiniones de los más ilustres autores sobre sus colegas, la escena literaria (y en general la escena artística) daban la impresión de ser “una arena de mezquindades y rencores”, un foro donde se elevaban a la enésima potencia “las bajezas, la falta de amor, de generosidad y de grandeza existentes en cualquier conglomerado humano”. La frase ilustra con milimétrica enjundia lo que ha pasado en Colombia tras la concesión del premio Alfaguara a Juan Gabriel Vásquez. No bien se había difundido la noticia, un amplio grupo de penates se dedicó a poner en duda la transparencia del concurso y a negarle por anticipado cualquier mérito a una obra de la cual solo se habían hecho públicas tres páginas.


A fuerza de repetirse, tales ruindades han acabado por ser parte del paisaje. La gente las considera elemento inevitable del folclor literario y rara vez se escandaliza con ellas. Ni siquiera cuando el “Saint-Beuve colombiano” afirmó que Héctor Abad Faciolince había asesinado a su padre para poder escribir, ¡veinte años más tarde!, El olvido que seremos, el público reaccionó con algo distinto a un encogimiento de hombros.

Lo peculiar en este caso es que la voz cantante la ha llevado Luis Fernando Afanador, el crítico de libros de la revista Semana. Como sabrán quienes lo siguen, Afanador suele ser un crítico prudente y ponderado, lo cual vuelve todavía más curioso el hecho de que literalmente haya perdido la razón al enterarse de la concesión del premio al autor de Historia secreta de Costaguana. En un comienzo acusó temerariamente al periódico El País de Madrid de estar envuelto en una trama de corrupción para favorecer al novelista colombiano; luego se dedicó a desempolvar viejas opiniones de algunos autores como John Le Carré en contra de los premios y por último se cubrió de ridículo e ignominia al publicar una foto de la actr...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Julio de 2011
Edición No.121

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Esto no es una manzana


Por Claudia Steiner


Publicado en la edición

No. 206



¿De qué manera la gran industria cambió nuestra vieja relación con los alimentos y los actos sociales de cocinar y sentarse a una mesa? [...]

Historias en público


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 211



. [...]

La marihuana de mi infancia


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 212



Una miniatura de lo que pasaba en varias zonas del país durante los años setenta: el autor de esta crónica personal y sus sobrinos ideaban maneras cotidianas de domesticar y afron [...]

La hija del Caribe


Por María Paz Ruiz Gil


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores