Google+
El Malpensante

Educación

Soledad y liderazgo

Traducción de Andrea Garcés

Usar estas dos palabras en una misma frase puede sonar contradictorio. También puede parecer inútil tratar de promover el pensamiento independiente en una academia militar. En esta conferencia, dictada en West Point, el autor confronta los dos prejuicios.

Graduación de la universidad militar de West Point en 2010 © Shen Hong • Xinhua Press • Corbis

 

El nombre de esta charla debe parecerles una contradicción. ¿Qué pueden tener que ver la soledad y el liderazgo? Mientras soledad quiere decir estar solo, el liderazgo necesita la presencia de otros, de las personas que estás liderando. Cuando pensamos en liderazgo en la historia de Estados Unidos, es probable que pensemos en Washington a la cabeza de un ejército, en Lincoln a la cabeza de una nación o en King a la cabeza de un movimiento; es decir, en personas que son seguidas por multitudes que buscan ser guiadas en una dirección. Cuando pensamos en soledad, en cambio, somos más propensos a pensar en Henry David Thoreau, un hombre solo en el bosque, que lleva un diario y está en comunión silenciosa con la naturaleza.

Ustedes están aquí para aprender sobre liderazgo, sobre las cualidades del carácter y la mente que los harán aptos para estar al mando de una sección y después quizá de una compañía, un batallón o, si dejan el Ejército, una corporación, una fundación, un ministerio. Una de las cosas que menos tienen en este lugar, especialmente como estudiantes de primer año, es soledad. No tienen siquiera privacidad, la oportunidad de estar físicamente solos; mucho menos soledad, la capacidad de estar a solas con sus pensamientos. Y sin embargo yo les digo que la soledad es una de las necesidades más grandes del verdadero liderazgo. En esta charla intentaré explicar por qué.

Debemos empezar hablando sobre el verdadero significado de la palabra “liderazgo”. Acabo de pasar diez años enseñando en otra institución a la que, como a West Point, le encanta hablar de liderazgo: la Universidad de Yale, una institución donde algunos de ustedes podrían haber asistido y a la que seguramente asisten algunos de sus amigos. Y si no, entonces probablemente estudien en Harvard, Stanford u otras universidades por el estilo. Estas instituciones, al igual que West Point, consideran que su papel es formar líderes y constantemente estimulan a sus estudiantes para que se consideren líderes entre sus pares y también como futuros líderes de la sociedad. Ciertamente, cuando vemos a la élite norteamericana,...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

William Deresiewicz

Fue profesor de inglés en Yale de 1998 a 2008.

Julio de 2011
Edición No.121

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Monopolio


Por Nicolás Rodríguez Sanabria


Publicado en la edición

No. 207



Ruedan los dados, amigos y familiares avanzan en las casillas del tablero en pos de la riqueza individual. Ignoran que su pasatiempo surgió como una herramienta pedagógica para explicar [...]

Libros por metro


Por Karim Ganem Maloof


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Cocinar en mexicano


Por Julio Patán


Publicado en la edición

No. 206



Poder ver lo que se tiene enfrente es una facultad muy rara, pero es la mitad del éxito de las altas cocinas regionales. Aquí el rico caso de México, cuyos chefs de vanguardia tie [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores