Google+
El Malpensante

Correo

Buen viaje; Un error, una precisión; Fe de erratas; Aforismos misóginos

Los lectores critican, exhortan, aplauden, cansuran 

Buen viaje 

Muy interesante el artículo “Viaje caligráfico de Rafael Argullol”. No conocía a este autor pero los fragmentos que comenta de su libro y la claridad de algunas ideas me generan gran curiosidad.

Además de ese descubrimiento literario, que aún no sé si se pueda conseguir en librerías colombianas (si tienen el dato, espero lo compartan), el artículo se abre a un par de lugares antes impensados para mí.
Lo primero es que a estas alturas sorprende que alguien se meta en la locura de escribir un libro de dos mil páginas totalmente a mano. No sé si eso me genera una rara forma de admiración o más bien una curiosidad circense. De cualquier manera, sorprende.

Lo otro es el papel del transcriptor. Había leído sobre el rol del traductor y su relación con el original. Pero este personaje: un amanuense pasivo, maniatado, me produce algo parecido a la conmiseración. Dos mil páginas son una condena muuuuuy larga.

Creo que me gustó ser testigo del encuentro entre estos dos personajes y de la rara experiencia de transcripción. Pero también me alegra no haber estado en ninguno de los dos lugares protagónicos: ni el del dolor terrible en las muñecas, ni el del autómata digitador.

—César Jiménez

Nota de la redacción: Sí, el libro de Argullol se consigue en algunas librerías de Bogotá. El autor vino a la pasada Feria del Libro y para aprovechar su visita se importaron unos cuantos ejemplares de Visión desde fondo del mar.
  
 

Un error, una precisión

En las últimas ediciones se les han pasado varias imprecisiones que como lector fiel de El Malpensante me gustaría señalarles.

Por un lado les marco un error y por otro hago una aclaración que espero sirva también como invitación a nuevas lecturas.

1. El error. En el número 119, en el texto sobre la correspondencia entre John Kennedy Toole y Robert Gottlieb, se afirma: “Simon & Schuster ya se perfilaba como una de las más importantes editoriales del país y Gottlieb, por cuyo escritorio habían pasado las obras de Bruce Jay Friedman, Salman Rushdie, Ray Bradbury, John le Carré, Bob Dylan y John Lennon...”.

Teniendo en cuenta que el carteo entre autor y editor ocurre entre 1964 y 1966, es improbable que por el escritorio de Gottlieb hubiera pasado en el mom...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Lectores El Malpensante

Agosto de 2011
Edición No.122

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Ida Vitale no subestima a sus lectores


Por César Bianchi


Publicado en la edición

No. 203



Con una sonrisa pícara y unas salidas lúcidas, la poeta uruguaya responde con precisión filuda las preguntas de otro inoportuno periodista atraído por la miel de los premio [...]

Yo no maté a Rubén Blades


Por Daniel Centeno Maldonado


Publicado en la edición

No. 204



Perfil del abogado, ministro y cazador de zombis que revolucionó la salsa. [...]

Edgar Degas


Por


Publicado en la edición

No. 141



Con este texto podra saber más sobre Edgar Degas y animarse a ver el documental que presenta Cine Colombia [...]

Esto no es una manzana


Por Claudia Steiner


Publicado en la edición

No. 206



¿De qué manera la gran industria cambió nuestra vieja relación con los alimentos y los actos sociales de cocinar y sentarse a una mesa? [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores