Google+
El Malpensante

Literatura

El libro de los susurros

El traductor al español de la novela rumana El libro de los susurros revive el proceso que lo llevó a adentrarse junto al autor, Varujan Vosganian, en las raíces del cruel holocausto armenio.

Refugiados en Gyumri, Armenia © Library of Congress

 

En el año 2005, un amigo rumano me envió un volumen de poemas en edición bilingüe traducido por él al inglés. Yo no conocía al poeta ni de oídas; su nombre, Varujan Vosganian, me sonaba a armenio, debía de ser un rumano de origen armenio. Desde hace siglos, en Rumania existe una minoría armenia muy activa y que ha dado lugar a excelentes escritores en lengua rumana.

Algunos de los poemas que contenía el libro me gustaron mucho y, aunque no soy especialista en versos, los traduje y publiqué en una revista literaria española, Cuadernos del Ateneo, publicación del Ateneo de La Laguna, que sacó un número especial dedicado a la literatura rumana. A finales de aquel año, el Instituto Cervantes de Bucarest organizó un acto en el que presentó dicho número y al que yo fui invitado. También acudió el citado escritor, el cual leyó un poema en rumano y yo el mismo en español. Allí nos conocimos de forma fugaz Varujan Vosganian –vicepresidente de la Unión de Escritores de Rumania y político liberal– y quien esto escribe.

Posteriormente, durante mi etapa como director del Instituto Cervantes de Bucarest coincidimos unas pocas veces, siendo una de ellas la distinción concedida a ambos de un doctorado honoris causa. En alguna ocasión ocupamos la misma mesa, donde contó que su familia había llegado a Rumania huyendo de Anatolia durante la Primera Guerra Mundial. Más tarde, Varujan Vosganian fue nombrado ministro de Finanzas, ocupación que no le permitía prodigarse por los actos culturales, aunque la casualidad quiso que más de una vez nos encontrásemos en la cola del supermercado Okay, en la calle Maria Rosetti de Bucarest.

Una tarde de junio de 2009, de vuelta en Bucarest tras una larga estancia en España, entré en la librería Carturesti para ver las novedades literarias. En un estante vi un tomo que me llamó la atención, se llamaba El libro de los susurros y el autor era aquel poeta metido a político. La obra se había presentado el mes anterior en la Feria del Libro de la capital rumana. Leí la contraportada y decidí comprarlo. Aquella misma noche lo abrí para hojearlo. No ten&i...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Joaquín Garrigós

Licenciado en derecho y filología hispánica por la Universidad de Murcia. Es traductor de literatura rumana, en particular de Mircea Eliade y Emil Cioran. Dirigió el Instituto Cervantes de Bucarest.

Agosto de 2011
Edición No.122

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Stol


Por Ibsen Martínez


Publicado en la edición

No. 209



Un documentalista examina el cielo en la ribera del Inírida, junto a los cerros de Mavecure. Con él, espera un grupo de montañistas y actores. El piloto que transporta los equipos [...]

Carta al embajador de Francia


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Artesanos culinarios


Por Julián Estrada


Publicado en la edición

No. 206



En Colombia, se libra una batalla para que el Estado auspicie las preparaciones y técnicas criollas que nos distinguen, en lugar de prohibirlas por no cumplir con dudosos estándares de c [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores