Google+
El Malpensante

Artículo

Una foto perdida de Rufino José Cuervo

El próximo 19 de septiembre se cumplirán cien años de la muerte del ilustre filólogo bogotano. Con esta fotografía inédita empezamos una serie de publicaciones para recordar su figura y su legado.

© Cortesía librería Los libros de Juan

 

En 1844, año del nacimiento de Rufino José Cuervo, la fotografía apenas estaba despuntando en Colombia. Se sabe que Luis García Hevia presentó en la Exposición Industrial de 1841 unos daguerrotipos experimentales. Sin embargo, la imagen más antigua que se conserva es una perspectiva de la Calle del Observatorio hecha en Bogotá por el barón francés Jean-Baptiste Louis Gros un año más tarde. Para 1865, esos tímidos comienzos eran historia. No solo existían varios estudios fotográficos –el de John Armstrong Bennet fue el primero–, sino que hacerse retratos se había vuelto una moda entre la burguesía y la gente acomodada. Tal vez por eso sorprende que de Cuervo apenas conozcamos dos fotografías.

En la primera debe tener unos veinte años; se le ve sabio y circunspecto, ya con la atildada barba que lo acompañó el resto de su vida. Esa foto fue tomada hacia 1864 y tal vez el autor fue Demetrio Paredes, un colega de Luis García Hevia. La segunda es de 1876, pero no se conoce ningún original de la misma. En su correspondencia podemos leer que Cuervo le mandó una copia al arabista holandés Reinhart Dozy, y que el gesto –habitual en gente que tenía trato epistolar durante años, pero ignoraba el aspecto físico de sus corresponsales– le valió una reprimenda de Ezequiel Uricoechea, celoso porque su gran amigo no hubiera tenido con él la misma fina coquetería. Con seguridad es la imagen más conocida de Cuervo; no en vano figura como imagen oficial de su año y es el primer resultado que arrojan buscadores como Google.

A ese exiguo legado debemos añadir ahora esta tercera imagen.

En ella aparecen el general Domingo Hincapié (izquierda), su hijo Leopoldo (sentado) y Rufino José Cuervo (derecha). La foto fue tomada en Bogotá en 1877; no he podido establecer el móvil, más allá de que las dos familias eran muy amigas –Leopoldo vivió un tiempo en la casa de los Cuervo mientras estudiaba medicina– y de que los Hincapié tuvieron en Medellín la franquicia de la Cervecería Cuervo unos cuantos años.

Yo encontré la fotografía por puro azar, aunque tal vez se corresponda ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Mario Jursich Durán

Miembro fundador y ex director de El Malpensante. En 2014 publicó '¡Fuera zapato viejo!', un libro sobre la salsa en Bogotá.

Septiembre de 2011
Edición No.123

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El acordeón en las letras del Caribe colombiano


Por Ariel Castillo Mier


Publicado en la edición

No. 205



Desde su primera aparición en prensa en el último cuarto del siglo XIX, el acordeón no paró de coquetear con las mejores plumas de la región, presentándose co [...]

Proteger o momificar el vallenato


Por Rodolfo Quintero Romero


Publicado en la edición

No. 205



Puede que su relación de amor con el reguetón y otros ritmos, que asusta a los folcloristas más tradicionales, sea lo que mantenga vivo el vallenato y evite que se ahogue en el fo [...]

Un orinoquense en Berlín


Por Atila Luis Karlovich


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Artesanos culinarios


Por Julián Estrada


Publicado en la edición

No. 206



En Colombia, se libra una batalla para que el Estado auspicie las preparaciones y técnicas criollas que nos distinguen, en lugar de prohibirlas por no cumplir con dudosos estándares de c [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores