Google+
El Malpensante

Literatura

Tres cartas desde la prisión

Traducción de Antonio García Maldonado y Laura Naranjo Gutiérrez

Crímenes, vejaciones y una literatura perversa rodean la imagen de Sade. En estas misivas, dirigidas a su esposa y a su suegra, el Divino Marqués alza la voz en su defensa.

Ilustración de Diego Patiño

 

Nacido en una familia noble de Provenza, la vida de Donatien Alphonse François de Sade (París, 1740-Val de Marne, 1814) se entrelaza con la turbulenta historia del siglo XVIII.

Su precoz carácter caprichoso e insolente hizo que el padre lo enviara al castillo de Saumane, para que su hermano, el abad de Sade, lo criara en lo que él pensaba que serían principios más rectos. ¡Cuán equivocado estaba! Allí vivirá rodeado de libros y un ambiente libertino que el abad no se esforzará en ocultar. Joven militar de alto rango, pronto comenzarán sus problemas con el dinero, menos por gestión negligente de sus propiedades como por su estilo de vida disipado.

La preocupación del padre encontrará consuelo en la búsqueda de una esposa que, junto con una dote considerable, pueda dar estabilidad económica y emocional a su hijo. Tras las consultas pertinentes, creyó haber encontrado una candidata en Renée-Pélagie, hija del matrimonio de los Montreuil.

Pocos motivos faltaban a la suegra, conocida como la Presidenta, para desconfiar del marqués: no solo de cara a la sociedad eran denigrantes para su apellido la actitud y los escándalos de su yerno, sino una fuente de inagotables conflictos dentro de los muros de su residencia, donde Sade cortejaba sin remilgos a su cuñada.

Esta degradación de la relación con su poderosa suegra es la que hace que los dos escándalos más importantes de la vida del marqués tengan desenlaces tan distintos. Si en Arcueil, donde el marqués fue acusado de todo tipo de vejámenes a una prostituta, encontró la protección de la Presidenta, la historia será muy distinta durante el proceso en Marsella, donde fue acusado de intoxicar con caramelos de cantárida a unas muchachas con las que pasaba la noche. Será su suegra quien consiga que, tras escapar e iniciar su exilio en Italia, el proceso continúe y el rey no olvide la afrenta. Tal es su poder que logra hacer encerrar a Sade, tras atraparlo en una de sus ocasionales visitas a su castillo de Lacoste, pese a que el proceso había sido revisado a su favor. Entonces comienza otra de sus etapas carcelarias, que esta vez duraría doce años repartidos entre el torreón de Vincennes y La Bastilla.

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Donatien Alphonse Françoise De Sade

Autor de "Justine o los infortunios de la virtud", "Historia de Aline y Valcour" y otras numerosas novelas, cuentos y piezas de teatro. Fue encarcelado por el Antiguo Régimen, por la Asamblea Revolucionaria y por el régimen napoleónico, pasando veintisiete años encerrado en diferentes fortalezas y manicomios.

Septiembre de 2011
Edición No.123

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Delicadeza


Por Liliana Heker


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Carta de un escritor advenedizo a Eduardo Halfon en la que Fëdor Dostoievski responde a todas las preguntas bañado en lágrimas


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 208



Un escritor caleño empobrecido en el primer mundo despierta de un coma y lee a un colega guatemalteco. Mientras, su novia con gonorrea lo acecha. [...]

El funeral más grande de la historia del mundo


Por Tomás Sánchez Bellocchio


Publicado en la edición

No. 211



El funeral de Michael Jackson, el 7 de julio de 2009, rebasó los 2.500 millones de espectadores. Eso lo convierte en la emisión televisiva más vista de la historia al superar en a [...]

Proteger o momificar el vallenato


Por Rodolfo Quintero Romero


Publicado en la edición

No. 205



Puede que su relación de amor con el reguetón y otros ritmos, que asusta a los folcloristas más tradicionales, sea lo que mantenga vivo el vallenato y evite que se ahogue en el fo [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores