Google+
El Malpensante

Literatura

El caballero de Sunset Boulevard

Traducción de Margarita Valencia
Raymond Chandler amaba a las ninfómanas tanto como a su esposa Cissy. Esta reseña de El largo abrazo, libro perfil sobre el autor, revela su doble condición de marginado californiano y auténtico caballero inglés.

Raymond Charles • © George Platt Lynes | Corbis

 

La educación pública en Inglaterra es particularmente eficiente a la hora de preparar a sus alumnos para enfrentar (y conquistar) el mundo, pero es nula a la hora de ayudarlos a hacer frente a esa otra mitad del mundo conocida como el sexo opuesto. De hecho, gracias al entrenamiento recibido, los internos (la mayoría de los cuales asiste a instituciones exclusivamente masculinas) consideran que las mujeres son un país extranjero, y aunque se les enseñe la forma precisa de dar órdenes o de recibirlas y la manera de conducirse en Afganistán o en Arabia valiéndose de la curiosa mezcla de estoicismo y camaradería que los caracteriza, nadie los instruye sobre las estrategias para enfrentar al ejército extranjero que los espera en casa todas las noches. Como era previsible, gran parte de la literatura inglesa del siglo XX surgió de estas instituciones semimonásticas, semimilitares (la autodisciplina y el hábito de llevar a término las tareas que allí se practican justifican los adjetivos), y el resultado es un inmenso corpus de libros escritos por hombres que parecen a un tiempo fascinados y aterrados por ese otro ser misterioso conocido como mujer.

Se podría decir que el arquetipo de esta tradición es Servidumbre humana, de Somerset Maugham, que trata de un joven estudiante de medicina lisiado, artista ocasional, tan decidido a actuar de acuerdo con el código cabelleresco como desacos­tumbrado a lidiar en toda su crudeza con mujeres de verdad; este joven aterriza en brazos de una mesera que ostentosamente no tiene tiempo para él, no obstante lo cual se empeña en salvarla, aunque las consecuencias resulten desastrosas para todos los involucrados. Un tinglado parecido –con hombres débiles y demasiado confiados, y mujeres manipuladoras– suele ser medular en las obras de Philip Roth, pero el tono es notablemente diferente, entre otras razones porque los hombres de Roth sólo quieren ser niños bien portados, jóvenes normales, exasperados y con cierta tendencia a esconderse entre los libros, que están enamorados de sus padres y no de sus escuelas o de un código tennysoniano del valor.

Si recurriéramos a Graham Greene, se podrían citar ejemplos casi al azar: Wilson, de El revés de la trama, que se dedica a componer p...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Pico Iyer

Uno de sus libros más leídos es Tropical Classical: Essays form Several Directions.

Mayo de 2008
Edición No.86

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La filosofía del vestido


Por Oscar Wilde


Publicado en la edición

No. 217



Traducción: Andrés Hoyos   El dandy irlandés confeccionó este compendio para vestir con armonía. Y si bien se refiere a la moda de su tiempo, da una mirada pr [...]

El Sudao de Piangua de Maria Daicy Cáceres


Por


Publicado en la edición

No. 206



Para 4-8 personas, según el apetito de los comensales [...]

Cartapacio


Por Orlando Echeverri Benedetti


Publicado en la edición

No. 203



Cada una de estas notas es el germen de un gran texto. El autor de esta bitácora, escarbador de profesión, las ofrece para otros curiosos que, como él, quisieran escribirlos. [...]

El cirujano Leonid Rógozov, refundido en la Antártida, diagnostica su propia apendicitis aguda y luego se opera


Por Lucas Herrera


Publicado en la edición

No. 218



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores