Google+
El Malpensante

Iceberg

Nuevos matices bovinos del capitalismo

Camilo Jiménez nos envía la siguiente colección de definiciones, a tono con otras aparecidas en un Iceberg de hace bastantes números. Como se recordará, se analizan las diferentes vertientes del capitalismo según lo que cada una haría con un par de vacas.

Capitalismo tradicional
Tienes dos vacas. Vendes una y compras un toro. Tu rebaño se multiplica y la economía crece. Lo vendes y te jubilas con los beneficios.

Capitalismo Enron
Tienes dos vacas. Vendes tres de ellas a tu empresa pública utilizando un crédito que ha pedido tu cuñado al banco, y entonces ejecutas un cambio de deuda por bienes con una oferta general asociada, de forma que vuelves a recibir de regreso las cuatro vacas, pero con una exención de impuestos por cinco vacas. Los derechos sobre leche de las seis vacas se transfieren mediante un intermediario a una compañía de las Islas Cayman que, en realidad, pertenece a la mayoría de los accionistas que venden los derechos de las siete vacas de nuevo a tu empresa publica. El informe anual dice que la compañía tiene ocho vacas, con opción a una más. Vendes una vaca para comprar un nuevo presidente de los Estados Unidos, lo cual te deja nueve vacas. No proporcionas un balance con la oferta pública de acciones. El público compra tu toro y se enfurece cuando trata de ordeñarlo con resultados decepcionantes.

Corporación americana
Tienes dos vacas. Vendes una y fuerzas a la otra a producir la leche de cuatro vacas. Te sorprendes cuando la vaca muere extenuada. Conformas un equipo para que invente una vaca sintética.

Corporación francesa
Tienes dos vacas. Te pones en huelga porque quieres tres.

Corporación japonesa
Tienes dos vacas. Las rediseñas para que tengan la décima parte de su tamaño y produzcan veinte veces más leche. Entonces creas una serie de dibujos animados llamada “Vake¬món” y la vendes a todo el mundo.

Corporación alemana
Tienes dos vacas. Haces una reingeniería de las vacas para que vivan 100 años, coman una vez al mes y se ordeñen ellas mismas.

Corporación inglesa
Tienes dos vacas. Las dos están locas.

Corporación española
Tienes dos vacas, pero no sabes dónde están. Te vas a tomar café.

Corporación rusa
Tienes dos vacas. Las cuentas y llegas a la conclusión de que tienes cinco vacas. Las cuentas otra vez y piensas que tienes 42. Las cuentas otra vez y te salen 12. Dejas de contar vacas y abres otra botella de vodka.

Corporación suiza
Tienes cinco mil vacas, ninguna de las cuales te pertenece. Les cobras a otros por guardarlas.

Corporación india

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Mayo de 2002
Edición No.38

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Carta al embajador de Francia


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Una completa guía turística de Noruega


Por Morten A. Strøksnes


Publicado en la edición

No. 208



Visiten el bello país de los fiordos, donde se acuñó la expresión “desarrollo sostenible”. Una petrocracia cuyo último producto contaminante es el &ldquo [...]

La sed del ojo


Por Pablo Montoya


Publicado en la edición

No. 204



La primera novela del escritor colombiano transcurre en tiempos en los que la fotografía erótica atentaba contra las buenas costumbres y los “pornógrafos” eran persegu [...]

El cordero crudo de El Vegano Arrepentido


Por Karim Ganem Maloof


Publicado en la edición

No. 210



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores