Google+
El Malpensante

Breviario

Nosotros, el fútbol y las mujeres

s

Sucedió en Brasil, donde el fútbol es pan y evangelio: un hombre que estaba con su hijo haciendo la fila para ver jugar a Flamengo descubrió, de repente, que había olvidado los dos boletos.

Como vivían cerca, el hijo fue corriendo a buscar los billetes, mientras el padre permaneció en la cola, afuera del estadio. Cuando el muchacho llegó a la casa, encontró a su madre en la cama con un tipo. El niño tomó los dos boletos y, sin decir nada, partió como un rayo al reencuentro con su papá.

—Papi, te tengo una noticia muy mala —dijo el chico, jadeante.

—¿Cuál es? —preguntó el viejo, más concentrado en su pequeño radio que en el anuncio de su hijo.

—Encontré a mi mamá en la cama con un señor.

—Yo te tengo una noticia peor —repuso el padre—: ¡imagínate que no va a jugar Zico!

En Argentina, donde el fútbol es también una fiebre de 40 grados, Roberto Fontanarrosa, el genial caricaturista, nos presenta a una vieja gorda que, en una tribuna repleta, exclama: “En realidad, a mí el fútbol no me gusta, pero yo insisto en venir a la cancha, a ver si en una de esas hay un gol y mi marido me abraza”.

Los dos chistes nos recuerdan el antiguo alejamiento de varones y hembras a causa del fútbol, un deporte que nosotros adoramos y que ellas consideran la versión moderna del anticristo. Para las mujeres, se trata de un juego menos divertido que una hernia, en el que 23 idiotas –—árbitro incluido— corren como lunáticos detrás de una pelota. Para nosotros, en cambio, la existencia de un día tan tedioso como el domingo sólo se justifica por el fútbol. El estadio —lo digo a nombre de todos los hombres— es el templo de una liturgia en la cual la fe es estable y sincera. Tanto así que hemos podido preservarla aunque se marcharon sacerdotes esenciales como Pelé y Maradona, y muy a pesar de que el fútbol se haya convertido en un híbrido de hípica con lucha libre. En cualquier caso, es una religión tan humana que tolera a los dioses falibles y admite el odio, la felicidad de ver al prójimo con el ánimo destrozado.

¿Qué es la alegría?, le preguntaron una vez al expresidente chileno Salvador Allende, frente al televisor de su casa, y él contestó sin vacilar: “La alegría se llama gol”. Su esposa, que estaba cerca, esperaba quizá que la r...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Alberto Salcedo Ramos

En 2011 obtuvo su quinto Premio Simón Bolívar por el artículo 'La eterna parranda de Diomedes'.

Mayo de 2002
Edición No.38

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La abolición del lector


Por Jaime Alberto Vélez


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Heterodoxo


Por Rocio Arias Hofman


Publicado en la edición

No. 209



El fotógrafo que ha retratado a las personalidades más reconocidas del mundo ha sabido resguardarse a sí mismo bajo la sombra de su mundo interior. Aquí emerge una versi&oa [...]

Proyectos de literatura


Por Agripina Montes del Valle


Publicado en la edición

No. 208



En la Manizales del siglo XIX, una intelectual debía sobreponerse a las pataletas de sus hijos y a la picardía de sus criadas para abrirse un espacio creativo en medio de las vicisitudes [...]

Defensa del chontaduro


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 206



¿Fruta, tubérculo, huevo mitológico? El escritor caleño intenta explicar por qué en su ciudad los niños se acostumbran a comer este bicho raro del reino veget [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores