Google+
El Malpensante

Breviario

Una crisis de fe

s

Imagínense un cura que lleva quince años diciendo misa, echándose sus sermones, bendiciendo, confesando, y que un domingo por la mañana se despierta y siente que no cree en nada, que toda su vida ha sido una mentira, una farsa. Le reza a ese Señor o a esa Virgen a quienes les ha rezado desde niño y le parece que rezar es una pantomima, que está repitiendo de memoria un papel menor en una comedia imaginaria. El misterio de la Santísima Trinidad no le parece ni siquiera un misterio, le parece una bobada, y de repente no cree tampoco ni en los milagros ni en la vida eterna ni en la resurrección de la carne. Imagínense, pues, un cura que se vuelve ateo de la noche a la mañana, y para el que Jesús es tan Dios como Júpiter o Quetzalcoatl.

Pues eso mismo he sentido yo últimamente con relación a la literatura, una religión a la que le he dedicado 25 años de lectura permanente, 15 años de escritura pertinaz, una carrera, una tesis, talleres, babas, discusiones, mesas redondas, congresos, todas las misas concelebradas y las pedanterías que giran alrededor de la literatura. Todo eso y de repente me doy cuenta de que semejante montaje es más o menos una farsa, y sobre todo que alrededor de los sumos sacerdotes de la literatura —vivos y muertos— se ha montado una gran mentira, se han erigido unos pedestales ridículos, una enorme operación de marketing como la que se haría con cualquier queso o con cualquier mermelada.

Mis padres eran personas de poca fe; para ellos las novelas eran unas bobadas y bobos los que perdían el tiempo leyendo novelas. Como ustedes saben la adolescencia consiste en llevarles la contraria a los padres y a mí la adolescencia me duró hasta antier, pero ahora estoy dispuesto a apoyar lo que decían ellos. Creo que la literatura es una actividad menor y para cerebros no particularmente agudos. Se le da una importancia excesiva y los escritores tienen un prestigio injustificado (que sin embargo siempre les parece poco). Por lo menos algunos. En realidad la mayoría de los escritores están medio jodidos, y les toca vegetar en los periódicos, en las notarías o en las editoriales. Algún día voy a hacer una tipología de los escritores que va a sonar más o menos así:

Hay “escritores muertos-de-hambre”, que viven medio borrachos y tienen en la cabeza varias obras maestras; hay “escritores pavosreales”, que se pasean mostrando las plumas por los vestíbulos de los hoteles de quince estrellas y viajan despatar...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Héctor Abad Faciolince

Entre sus últimos libros se encuentran 'El olvido que seremos' y 'El amanecer de un marido'.

Mayo de 2002
Edición No.38

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Historias en público


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 211



. [...]

La voz de Pandora


Por Adrienne Mayor


Publicado en la edición

No. 213



Miles de años atrás, los griegos auguraron con este mito la llegada de los robots y la inteligencia artificial. Desde entonces ya desconfiaban de ellos. [...]

Pavarotti vende más


Por Michael Haas


Publicado en la edición

No. 211



Un gordo que sobrepasó en número de fanáticos a muchos cantantes de música pop. Un gordo que levitaba por encima de los mortales gracias su voz. Un gordo, en fin, que con s [...]

Carta de un escritor advenedizo a Eduardo Halfon en la que Fëdor Dostoievski responde a todas las preguntas bañado en lágrimas


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 208



Un escritor caleño empobrecido en el primer mundo despierta de un coma y lee a un colega guatemalteco. Mientras, su novia con gonorrea lo acecha. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores