Google+
El Malpensante

Artículo

Entre el dentista y el chamán

A continuación publicamos la contrarréplica del autor al ensayo de William Ospina publicado en la edición anterior. En un segundo artículo, el escritor Boris Salazar mete baza en la misma polémica.

Intención versus capacidad

En su réplica a mi reseña de su libro Los nuevos centros de la esfera, William Ospina afirma que mi intención es demostrar, contra toda evidencia, que todas las culturas son igualmente salvajes y depredadoras. “Que aquí nadie está libre de sospecha”. Que si Occidente ha transformado el orden natural, otras civilizaciones lo han hecho igual. La cuestión de fondo es, sin embargo, más intrincada de lo que sugiere mi contradictor. Más que constatar si Occidente ha sido más o menos depredador que otras civilizaciones, mi intención era examinar la validez de dos hipótesis alternativas que intentan explicar la supuesta comunión con la naturaleza de algunos pueblos nativos. La primera hipótesis, la suya, enfatiza la existencia de un orden cultural que hace a los pueblos respetuosos o destructores de la naturaleza. La segunda, la mía, enfatiza la capacidad que tiene cada pueblo en cada momento para modificar su entorno. En opinión de William, la mayoría de los pueblos nativos no usaría, por principio, una motosierra que cayera del cielo con manual de instrucciones. En mi opinión, la mayoría lo haría, por conveniencia, sin reatos morales, ni reparos ambientalistas.

No obstante la vehemencia de William (“a Alejandro le parecerá un argumento vendedor... Pero es la verdad”), la evidencia a la mano arroja muchas dudas sobre la supuesta ética conservacionista de las sociedades ancestrales. “Nosotros no somos amantes de la naturaleza. En ningún momento los habitantes de estas tierras han incluido los conceptos de conservación y ecología en su vocabulario”, opina Nicanor González, un líder indígena del Amazonas, según lo cuenta Matt Ridley, un biólogo inglés, autor de varios libros sobre los orígenes genéticos de la conducta humana. La opinión de González podría explicar la actuación de los miembros de la tribu kayapo del Brasil, considerados hasta hace poco los guardabosques del Amazonas y dueños de una inmensa reserva ambiental, que luego cedieron en concesión a varias compañías forestales y mineras a sabiendas de las intenciones depredadoras de los capitalistas; y también el comportamiento de los indígenas yanomamo de Venezuela y piru de Perú, quienes cazan con igual denuedo en las zonas devastadas, donde deberían mostrarse parcos, como en las exuberantes, donde podrían cazar sin restricciones.

Asimismo, no se...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Alejandro Gaviria

Ingeniero y economista colombiano. Es Ministro de Salud y Protección Social desde 2012

Mayo de 2002
Edición No.38

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Objeción literaria


Por Lina Céspedes


Publicado en la edición

No. 207



El testimonio de una abogada que se declara impedida para escribir textos que no sean correos electrónicos o conceptos jurídicos.  [...]

Las correas de Alejo


Por


Publicado en la edición

No. 205



Álbum del vallenato colombiano [...]

Heterodoxo


Por Rocio Arias Hofman


Publicado en la edición

No. 209



El fotógrafo que ha retratado a las personalidades más reconocidas del mundo ha sabido resguardarse a sí mismo bajo la sombra de su mundo interior. Aquí emerge una versi&oa [...]

Mudanza


Por María Gómez Lara


Publicado en la edición

No. 207



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores