Google+
El Malpensante

Teatro

Discrepancias sobre la creación en grupo

Tres vueltas al teatro

La creación colectiva aparece como el principal –sino el único– aporte colombiano al teatro. ¿Cuánto hay de cierto en esta afirmación? Según parece, no mucho.

Huelga, de Albio Paz, dirigida por Santiago García • ©Archivo personal Santiago García

 

1.

Decía Artaud, al explicar su “teatro de la crueldad”, que para que el teatro se instalara en el epicentro de una sociedad y la moviera de manera telúrica necesitaba como de una peste, algo que subvirtiera las comodidades y las costumbres. Cualquiera reconoce que hay momentos en los cuales la fe no es suficiente y hay que cambiar de referentes o de dioses. Este artículo es algo así como un exorcismo.

Primero que todo, debo señalar que soy hombre de teatro y que, como tal, no escribo contra el teatro –esto sería hacerlo contra mí mismo y contra mi naturaleza–, sino contra quienes han hecho del teatro en Colombia un modus operandi repleto de imposturas. Y debo resaltar que a pesar de haber sido calificado, o mejor, descalificado como enemigo del teatro por muchos colegas desde que pronuncié apartes de este ensayo en un congreso sobre la creación en grupo en el Festival de Teatro de Manizales, sigo insistiendo en que los enemigos del teatro, si los hay, son aquellos que, escudándose en una supuesta partida de fe y de mística hacia el oficio, han convertido la práctica teatral en un espacio de transacciones lastimeras, de quejas y reclamos, de la megalomanía y la egofilia.

Todos ellos combaten contra una supuesta “estética institucional” que les quiere ver produciendo un tipo de teatro en serie, equilibrado y para solaz de la galería, cuando lo que en realidad se reclama, ante la parquedad de la calidad y la escasez de las propuestas, es rigor, riesgo, documentación, actualización, reconocimiento sobre las migraciones de los públicos y contra la pornomiseria que degrada al teatro a los confines de lo que se pueda gracias a los escasos pero asegurados apoyos institucionales.

 

2. 

En la academia nos dijeron que la historia del teatro colombiano fue oscurantismo, provincia, trivialidad y nadería hasta la llegada, a comienzos de los cincuenta, de un maestro de las tablas llamado Seki Sano, discípulo directo del gran ruso Konstantin Stanislawski. Sano fue deportado a los tres meses por la dictadura de Rojas Pinilla, que, según parece, descubrió que no era el tipo adecuado para formar a los actores de la naciente...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

José Domingo Garzón

(Chocontá, 1961) ganó en 2005 el premio Nacional de Dirección Teatral con su obra La procesión va por dentro.

Abril 2008
Edición No.85

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Un poeta de vacaciones


Por Juan Manuel Roca


Publicado en la edición

No. 204



Un veterano trabajador del lenguaje saca a pasear a la musa. [...]

Poemas


Por Jacques Prévert


Publicado en la edición

No. 202



Tríptico  [...]

Mecenas malpensantes


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 207



Agradecemos a todos los que nos han apoyado a través de nuestro Fundraising. Recuerde que puede hacer su donación aquí [...]

La biblioteca de Mabel


Por Fernando Sorrentino


Publicado en la edición

No. 213



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores