Google+
El Malpensante

Iceberg

Entre el prejuicio y el delito; Al encuentro de los Alzate; Nos volvieron a echar de Facebook

   

Entre el prejuicio y el delito

Alfredo molano © Archivo Personal de Alfredo Molano


Una encuesta realizada en esta microrredacción no daría a Alfredo Molano los primeros puestos de popularidad. En particular, su columna “Araújos et al.” (El Espectador, febrero de 2007), que está en el ojo del huracán, dista mucho de ser un modelo de precisión y sindéresis. En ella nuestro sociólogo se libra a generalizaciones oceánicas, como la siguiente: “los notables de Valledupar nacieron todos en la misma cuadra y se conocen los trapos íntimos desde niños”. De entrada, una generalización de este tipo es simple y llanamente un prejuicio, que se derrumba con tan solo encontrarle una excepción válida, digamos al vallenato que haya nacido, por equivocación, en Bogotá o en Barranquilla, o al que desde joven se haya matriculado en los Hare Krishna o se haya ido de misión a África, por lo que no tendría ni idea de lo que pasa con los “trapos íntimos” de los demás. Si uno dice, “todos los gatos son blancos”, la existencia de un solo gato gris o negro demuestra el absurdo de la afirmación. Esto es algo que entiende cualquier persona sensata.

Pero he aquí que hay miembros de la familia Araújo del Cesar –el apellido mencionado explícitamente por Molano– que no tienen nada de sensatos. Tan poco sensatos son, que en una crisis de sensibilidad enfermiza optaron por demandar a Molano por injuria y calumnia debido a otro par de generalizaciones que hay en la columna, pretendiendo convertir una opinión prejuiciada en un delito. Y esto ya se sale del territorio de la polémica intelectual pues, de ser hallado culpable, el columnista podría pasar tiempo en la cárcel. Ante semejante absurdo, cualquier amigo de la libertad de expresión debe cerrar filas, respaldar a Molano y pedir que la demanda sea descartada.

Pasemos a los terceros en discordia, esto es, a los jueces, fiscales y legisladores que intervienen en estas materias. Exaspera saber que hay jueces que aceptan demandas como ésta y fiscales que persiguen a un acusado por sus opiniones. La demanda de los Araújo es obviamente improcedente porque en derecho es imposible representar generalidades, a menos que sean minorías plenamente identificadas por...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Septiembre de 2008
Edición No.90

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

La vida láctea


Por Karim Ganem Maloof


Publicado en la edición

No. 206



Como una larga cadena de proteínas, en este texto se cruzan la tradición familiar de preparar yogur, el triunfo de la industria láctea a nivel mundial y los inicios de la microbio [...]

¿Poeta o profeta?


Por Rodrigo Blanco Calderón


Publicado en la edición

No. 204



Michel Houellebecq lo hizo de nuevo: en su más reciente novela predijo el presente político de Francia y la aparición de los “chalecos amarillos”. Un admirador de su o [...]

He construido un jardín


Por Diana Bellessi


Publicado en la edición

No. 208



La poeta y traductora argentina es una de las invitadas estrella a la versión 29 del Festival Internacional de Poesía de Medellín. [...]

Un tropezón cualquiera da en la vida


Por Jaime Andrés Monsalve


Publicado en la edición

No. 207



Tal vez por presentarse antes de un mortal accidente aéreo, este encuentro entre el famoso tanguero y la policía de tránsito de Bogotá pasó inadvertido por mucho tie [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores