Google+
El Malpensante

Artículo

Cómo lidiar con la teología política

Traducción de Margarita Valencia

Así como se oye: la teología política, y no la separación de Iglesia y Estado inventada por Occidente, es la forma primordial del pensamiento político en el mundo.

Fotografía de Sébastien Désarmaux

Entre las muchas paradojas que hoy dominan las relaciones exteriores de Estados Unidos, sobresale una. Se relaciona con la imagen que la nación tiene de sí misma y por ende con la religión. Por una parte, Estados Unidos es sin lugar a dudas la nación más religiosa del Occidente moderno, y también la más poderosa. Por la otra, sus políticas exhiben una inmensa incapacidad de comprender las pasiones religiosas que dominan la política mundial contemporánea y mucho menos de lidiar con ellas. Uno pensaría que el reconocimiento colectivo de la legitimidad de la religión en la organización política contemporánea nos habilita a los americanos para adaptarnos a la situación actual mejor que cualquiera de las otras naciones occidentales, mucho más seculares. Pero éste no es el caso, y resulta fundamental que entendamos por qué.

La trampa de la tolerancia
Vistos con un poco de perspectiva histórica, los debates que hoy se dan en Estados Unidos en torno a la religión y la política resultan sorprendentemente provincianos. Desde la cátedra, en la palestra o en los medios impresos, volvemos siempre a los mismos temas básicos: la tolerancia, la separación de la Iglesia y el Estado, la libertad de reunión y de conciencia, los valores, la comunidad y unos pocos más. Estos términos reflejan nuestra forma de ver los fenómenos religiosos aquí y en el exterior y moldean nuestra percepción de los mismos. Leímos a Tocqueville y sabemos cuán profundamente arraigadas están estas ideas y categorías entre nosotros. Muchos de los primeros colonos llegaron aquí huyendo de la intolerancia religiosa y de la persecución, así que el establecimiento de un marco constitucional que garantizara la tolerancia y la separación del Estado y la Iglesia era prioritario. No hay nada más profundamente enraizado en nuestra conciencia colectiva.

Pero parecemos olvidar cuán irrepetibles fueron las circunstancias que hicieron posible el fortalecimiento de este paquete compacto que forman la política y la religión americanas. Y quizás sea el momento de rescatar la muy americana idea de la singularidad, tan necesaria hoy, y de recordar algunas cuestiones básica...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Mark Lilla

Es profesor de Humanidades en Columbia University.

Septiembre de 2008
Edición No.90

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Las correas de Alejo


Por


Publicado en la edición

No. 205



Álbum del vallenato colombiano [...]

Lo que anda y se arrastra por el suelo y es de comer


Por Sergio Ramírez


Publicado en la edición

No. 206



Sangre fría y lágrimas de cocodrilo, el autor nicaragüense presenta estas y otras delicias reptiles de su país. [...]

Monopolio


Por Nicolás Rodríguez Sanabria


Publicado en la edición

No. 207



Ruedan los dados, amigos y familiares avanzan en las casillas del tablero en pos de la riqueza individual. Ignoran que su pasatiempo surgió como una herramienta pedagógica para explicar [...]

Mirar por la rendija


Por Cristian Patrasconiu


Publicado en la edición

No. 204



Uno de los frecuentes candidatos al Nobel confiesa su necesidad de llevar diarios, esos cuadernos por donde se cuela la luz. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores