Google+
El Malpensante

Breviario

Las vidas exageradas de Franz Kafka

¿Fue la vida virginal y atormentada de Franz Kafka un mito creado para vender libros?

Franz Kafka 

El dios de la literatura exige bichos raros. Tipos tímidos, atormentados, frígidos, tartamudos. Cierta sensiblería romántica –prima hermana del gozo que nos causa ver las imágenes de nuestros ídolos vivos poniendo cuernos, metiéndose un pase o en camino al sanatorio– dicta al corazón del lector un deseo morboso respecto a los ídolos muertos: si fue un genio, que al menos haya sido maniaco-depresivo. Si suicida, mejor aún. Y entonces ahí tiene usted a Edgar Allan Poe, a Georg Trakl, a Sylvia Plath, a Jorge Luis Borges... Y en primera fila, a Franz Kafka (1883-1924).

Kafka, ciertamente, no es cualquier freak literario. Kafka es el superfreak. Según el dictamen ortodoxo, el más ignorado, anómalo, enfermo, traumado; en fin, económica y emotivamente, el más jodido de los escritores del siglo XX y acaso de la historia de la literatura. Y tuberculoso (pues, ¿cómo no iba a ser tuberculoso, como todo escritor de la época de las fotos en blanco y negro que merezca nuestro rendibú?). Hablando de fotos en blanco y negro, ¿quién no conoce aquella de Kafka anémico, de orejas puntiagudas, ojos abatidos y francamente desahuciado? Es tan famosa como la otra del Che de las camisetas de moda. Y así como justamente éste, y no otro, es el épico Che, ése, y no otro, es Kafka. Da igual si uno no lo ha leído jamás (¿es que acaso alguien lo lee?): todos conocemos bien al desventurado Franz Kafka.
Se celebran en Alemania los 125 años de su nacimiento (se celebrarán los 130, los 135, los 140, los 145 y así ad infinitum), y las librerías se llenan de esa foto inmisericorde, de reediciones de su obra, de estudios críticos, de guías turísticas de Praga. Los bestsellers indiscutibles son La metamorfosis y El proceso, y tampoco les va mal a las biografías de Klaus Wagen­bach (Kafka. Imágenes de su vida, 1994, y Franz Kafka, 2002), Peter André-Alt (El eterno hijo, 2005) y Reiner Stach (Kafka. Los años de las decisiones,

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Hernán D. Caro A.

Ha escrito para Arcadia. Prepara en la universidad Humboldt zu Berlin un doctorado en Historia de la Filosofía.

Septiembre de 2008
Edición No.90

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Un poeta de vacaciones


Por Juan Manuel Roca


Publicado en la edición

No. 204



Un veterano trabajador del lenguaje saca a pasear a la musa. [...]

Supermoro y la kriptonita brasileña


Por Mariana Toro Nader


Publicado en la edición

No. 203



Sérgio Moro, el osado juez que procesó a Lula da Silva y reveló un entramado de corrupción de alcance latinoamericano, decidió colgar la toga y unirse al que la izqu [...]

El acordeón en las letras del Caribe colombiano


Por Ariel Castillo Mier


Publicado en la edición

No. 205



Desde su primera aparición en prensa en el último cuarto del siglo XIX, el acordeón no paró de coquetear con las mejores plumas de la región, presentándose co [...]

La irresistible canción de los expatriados


Por Sinar Alvarado


Publicado en la edición

No. 205



La música sirve como consuelo del hogar abandonado y distante y, si es lo suficientemente buena, hace que los nuevos vecinos miren con mejores ojos al recién llegado. En el caso de los c [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores