Google+
El Malpensante

Fotografía

Las Protografías de Óscar Muñoz

Pese a la creatividad y el ingenio presentes en la obra de Óscar Muñoz, esta carece de componente conmovedor

Óscar Muñoz hace parte de una pequeña minoría en el mundo del arte contemporáneo: la de los meticulosos, los refinados, los laboriosos. Uno siente que las obras –expuestas hasta marzo en Bogotá en el Museo del Banco de la República y que ahora viajarán a Medellín y a Buenos Aires– tuvieron una considerable elaboración, a diferencia de las grandes boutades de otros famosillos del momento que son apenas escandalosas y que, al margen del escándalo, pierden toda efervescencia y se desvanecen como el gas de una Coca-Cola abierta la semana pasada.

Algo me dice que Óscar descubrió a tiempo una realidad palpable en los cuadros contenidos en la exposición: que era un buen pintor, pero no un gran pintor, y que por ende le iba de perlas la idea de descomponer la pintura en procesos dinámicos. Si la atención ha de fijarse en la operación de un sifón, nadie va a detenerse demasiado a analizar si el dibujo flotante que este se traga es bueno o menos bueno. Lo mismo pasó con su fotografía: cuando el tema es el quita y pon de unas fotos proyectadas sobre una mesa, la calidad de las fotos es secundaria. Aclaro, sí, que sus mesas de montaje fotográfico, por darles un nombre, están llenas de guiños cultos, lo que se agradece.

En sus mejores momentos, Óscar logra ser ingenioso, a veces muy ingenioso. Otro cantar es que conmueva. El ingenio en poquísimos casos –pienso, por ejemplo, en la deslumbrante y muy ingeniosa poesía de Wislawa Szymborska o en Nicanor Parra– puede ser conmovedor, aunque me temo que lo de Óscar apenas alcanza para ingenioso. Eran otros tiempos, pero el gran arte solía ser conmovedor, solía sacudir al espectador y ponerle los sentimientos patas arriba. Piensa uno nada más en los autorretratos de Rembrandt o de Van Gogh y luego en los de Óscar Muñoz y saca una conclusión un pelín dolorosa: no es que los de Rembrandt o los de Van Gogh sean mejores –eso no tendría mucha gracia–, es que hacen parte de un universo distinto.

También hay clichés en la exposición. ¿Cuántas veces nos tendrán que mostrar la foto mortuoria de Jorge Eliécer Gaitán para que la gente entienda que estamos hasta la coronilla de verla? Igualmente las imágenes de Guadalupe Salcedo y sus guerrillas del Llano están agotadas. Colijo que en ambos casos Óscar está rindiendo culto a la corrección política, actitud que es de rigor para un artista que quiera na...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Hoyos

Es columnista de El Espectador y fundador de la revista El Malpensante.

Marzo de 2012
Edición No.128

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

El Capote


Por


Publicado en la edición

No. 204



De los mejores de la literatura rusa. (Cuento no incluido en la edición impresa) [...]

Vanitas


Por Laura Garzón Garavito


Publicado en la edición

No. 208



Un poema de Laura Andrea Garzón [...]

Una completa guía turística de Noruega


Por Morten A. Strøksnes


Publicado en la edición

No. 208



Visiten el bello país de los fiordos, donde se acuñó la expresión “desarrollo sostenible”. Una petrocracia cuyo último producto contaminante es el &ldquo [...]

Los danzantes de la Tatacoa


Por Marta Orrantia


Publicado en la edición

No. 209



Hay visiones que vuelven a nosotros periódicamente, con la ligereza de espejismos, con la pesadez de apariciones. Un hombre elige convertirse en fotógrafo para demostrarse a sí mi [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores