Google+
El Malpensante

Artículo

Recuerdos de Venezuela

A nadie le queda del todo claro lo que está pasando con la revolución de Chávez: el cierre de RCTV, el movimiento estudiantil, los conflictos con la Iglesia... El autor hace un retrato de esa Caracas convulsionada.

A Sary Levy

© Carlos Cazalis • EFE • Corbis

1. Vuelvo a Caracas después de un año. Esta vez, aceptando una invitación que me extendió el Goethe Institut para impartir una conferencia acerca del “populismo”. Mis colegas alemanes me dijeron, antes de partir, que no había mejor lugar para hablar de populismo que Venezuela, según ellos, la Meca del populismo del siglo XXI. Les manifesté que no estaba tan seguro. La razón residía en parte en una tesis que llevaba en el maletín. Mi tesis afirma que en el desarrollo de un movimiento populista hay diversas fases: el origen del movimiento, la personificación del movimiento en un líder carismático y la estatización del movimiento. Cuando el populismo alcanza esta última fase, el populismo deja de ser populismo. Mientras que en su fase movimientista el pueblo es el sujeto del movimiento, en su fase estatista el pueblo se convierte en objeto del poder, casi siempre personificado en un mandatario omnipresente.

Efectivamente: en un mandatario omnipresente.

Miro por la ventanilla del taxi que me lleva a la ciudad y observo que mi tesis comienza a materializarse. Los retratos de Chávez han aumentado por todas partes. Es imposible no ver el rostro de Chávez.

Chávez abrazando a un pobre niño. Chávez rodeado de mujeres. Chávez con los obreros. Chávez con rostro enérgico. Chávez sonriendo. Chávez con uniforme. Chávez con ropa deportiva. Chávez con terno y corbata.

“Por todas partes se ve a Chávez”, le digo al conductor del taxi. “Uf”, me contesta, “cuando me voy a acostar, temo que se encuentre debajo de mi cama”. Reímos.

 

2. Sigo mirando a través de la ventanilla del taxi. Los cerros, los barrios pobres, pobrísimos. Y sobre todo, la suciedad. Basura pestilente acumulada a lo largo del camino, y después en las calles de la ciudad. “Hay mucha basura”, le dije al taxista. “Viene de arriba”, me respondió arrecho. No opinaba de los cerros, sino del poder, del Estado. Recordé una frase, creo que es de Lefèvre: “El rostro del poder se refleja siempre en las calles de la ciudad”. Ésa al menos parecía ser la tesis sociológica del taxista.

 

3. ¿Es tan difícil limpiar u...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Fernando Mires

Profesor de cátedra en la Universidad de Oldenburg (Alemania).

Agosto de 2007
Edición No.80

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Diario de una residencia


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 203



¿Cuáles son las penurias y bondades de una residencia artística en la célebre Casa de Velázquez, en Madrid? Una escritora uruguaya relata, atenta al Mundial  de [...]

Vanitas


Por Laura Garzón Garavito


Publicado en la edición

No. 208



Un poema de Laura Andrea Garzón [...]

La teoría del marinero holandés o Welcome to Babylonia


Por Andrés Hoyos


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Gefilte Fish


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 203



Imitando se aprende casi cualquier cosa. Incluso las que uno no quisiera aprender. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores