Google+
El Malpensante

Breviario

El caso Woytila

.

Cualquiera que cuente con una mínima capacidad de análisis notará que lo que le sucede al Papa no es normal. Hace ya muchos años que el jerarca romano estancó su proceso de envejecimiento. Pareciera haber llegado al tope físico permitido a los seres humanos. Y no da un paso más allá. Su figura de anciano empedernido llena de tal forma la memoria de la opinión pública que los cándidos e ingenuos tienden a pensar que siempre lució así. En ciertos círculos suspicaces, en cambio, comienza a tomar fuerza una teoría un tanto más realista: Karol Woytila ha muerto, pero Juan Pablo II sigue vivo.

El pontífice falleció hace mucho tiempo. Sin embargo, y dado el carisma que su figura, a pesar del deterioro evidente, representaba ante el mundo, los altos mandos de la Iglesia católica decidieron mantener vivo algo más que su memoria. La ausencia de un sucesor destacado ponía en peligro el estatus del catolicismo como empresa. Procedieron entonces a conservar con vida al Papa polaco. Lo primero que hicieron, una vez Woytila pasó a dormir el sueño de los justos, fue mantener en secreto su deceso. El Vaticano manipuló la información y se corrió el rumor de que el pontífice tenía gripa e iba a recluirse unos días en sus aposentos para cuidar su salud, que ya se veía desmejorada. Esto dio tiempo a la cúpula dirigente católica para aplicar un plan de emergencia.

Pero, ¿cómo mantener vivo a alguien que ya ha muerto? ¿No implicaba la idea en sí una paradoja? Varias propuestas, que en el papel parecían buenas, se desmoronaron ante la imposibilidad de ser ejecutadas sin fisuras evidentes. La momificación quedó descartada por su literal falta de flexibilidad. Aunque al cuerpo del Papa se le podría acondicionar un mecanismo que le diera movimiento, los avances tecnológicos aún no permitían posiciones extremas como el encogimiento necesario para ponerse de rodillas y besar la tierra. La probabilidad de ver al pontífice quebrarse en dos horrorizó a los encargados del proyecto.

También fue descartado el empleo de un doble. Luego de ser consultado, Milan Kundera dio a entender con sutileza que no estaba interesado en el puesto. Además, usar a alguien parecido no garantizaba la perdurabilidad que El Vaticano, empeñado en invertir a largo plazo, esperaba. El envejecimiento inexorable atropella a todos los seres humanos, incluidos los integrantes de la farándula y los Papas, c...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Andrés Burgos

Es el autor de 'Manual de pelea', 'Nunca en cines' y 'Mudanza'. En 2012, realizó su primer largometraje 'Sofía y el terco'.

Mayo de 2001
Edición No.30

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Domingos en Iowa


Por Eduardo Halfon


Publicado en la edición

No. 210



Un padre y su hijo de dos años van a conciertos de música clásica para conocerse en silencio. [...]

Gümüketana


Por Gunnara Jamioy


Publicado en la edición

No. 217



Para esta escritora, en la que convergen etnias, vestir es un lenguaje palpable con las yemas de los dedos. De ello dan cuenta las vidas de seis mujeres descendientes del mismo linaje arhuaco, cuyas p [...]

Supermoro y la kriptonita brasileña


Por Mariana Toro Nader


Publicado en la edición

No. 203



Sérgio Moro, el osado juez que procesó a Lula da Silva y reveló un entramado de corrupción de alcance latinoamericano, decidió colgar la toga y unirse al que la izqu [...]

Niño de barro


Por Betina González


Publicado en la edición

No. 213



¿Se alberga algún sentimiento maternal por un gólem infantil, una Galatea pueril o un Pinocho que dura lo que un suspiro? [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores