Google+
El Malpensante

Reseñas

El odiador amable

El desbarrancaderoFernando Vallejo. Bogotá: Alfaguara, 2001

 

 

I love a good hater

              Doctor Johnson

 1

“Mi recuerdo va en bajada, a toda, haciendo rechinar las llantas,” dice en algún momento el narrador de El desbarrancadero. Así mismo se lee esta novela: en bajada, a toda, haciendo rechinar las ideas, pero no en las vueltas de la página, sino en lo certero de las frases, en la dureza de los insultos, en el desconsuelo de la descripción del desastre. La última novela de Fernando Vallejo se lee sin esfuerzo, como en un vértigo de ansia, angustia y risa. Su título alude al asunto del libro (cómo se va despeñando hacia la muerte una familia, hijo tras padre tras hijo, y un país, cordero tras cordero), pero alude también a la manera en que está escrito: como en caída libre, sin estorbos, hacia el pozo sin fondo de la nada. Queda el derrumbe de una casa, la furia desbocada de ese alguien que en el libro dice “yo”, y la desolación de un país que se desmorona.

Entre la risa amarga, las carcajadas diabólicas y la tristeza sin límites, envuelto en las diatribas desesperadas de un arrebatado, el lector se bebe de un trago y hasta el poso el veneno del libro, y cuando lo vuelve a poner sobre la mesa, tres o cuatro horas después, su ánimo queda como queda el cuerpo después de rodar doscientas páginas por un precipicio. Muchos lectores —lo sé porque me lo han dicho— no aguantan tanta hiel y abandonan el libro en las primeras curvas, no por la dificultad de la prosa sino por su amargura corrosiva. Los que lo terminamos, magullados y conmovidos, sin embargo, no somos masoquistas: los placeres de la literatura son placeres aun cuando dejen heridas. Un cuadro puede ser bueno aunque su tema sea la sangre derramada, o el terror de Guernica. La verdad duele, pero al convertirse en arte el dolor es placentero. El mundo, para Vallejo, es algo inmundo, pero su mismo libro es la demostración por absurdo de que a veces el mundo puede ser también un lugar en el que se disfruta, y ese milagro ocurre en la lectura.

Cuesta abajo por este despeñadero de la prosa y de la historia, rodando por el precipicio que nos arrastra entre tumbos a la tumba, el narrador de El desbarrancadero, a veces, parecería desbarrar. Pero no. Lo que pasa es que “la voz, el que aquí dice yo” (p. 10), ha querido escribir un “tratado de teología” (p. 72) al revés, una demostración nihilista del absurdo del mundo, escrita desde el punto de vista de una conciencia dominada por la f...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Héctor Abad Faciolince

Entre sus últimos libros se encuentran 'El olvido que seremos' y 'El amanecer de un marido'.

Mayo de 2001
Edición No.30

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Yaba daba du


Por Alan Reed


Publicado en la edición

No. 221



El grito estentóreo con el que Pedro Picapiedra celebraba el final de su jornada laboral se convirtió en una expresión común de regocijo. El actor de voz que inventó [...]

Vanitas


Por Laura Garzón Garavito


Publicado en la edición

No. 208



Un poema de Laura Andrea Garzón [...]

¿Cómo quebrar un restaurante?


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 206



A pesar de lo que nos podrían hacer creer series como Chef’s Table, tener un restaurante va más allá de la creatividad culinaria, el amor al oficio y pretenciosos planos en [...]

Chava no vino a enamorarse


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 216



A lo largo del río San Juan –380 kilómetros que arrancan en el Valle del Cauca y atraviesan el Chocó– fluyen las lógicas del conflicto armado en Colombia: culti [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores