Google+
El Malpensante

Artículo

El viaje increíble de un libro infernal

Lo que empezó con un par de pistoletazos concluyó más de cien años después en una subasta muy animada. En medio de todo están los poemas más famosos que haya escrito jamás un adolescente.

© Imageforum

Cuando Pierre Leroy, los ojos de azul chispeante y la sonrisa hollywoodense, extrae el libro del sobre, uno no da crédito a sus ojos. ¿Cómo? ¿Esta obra minúscula es la más cara de la literatura francesa de todos los tiempos? Para adquirir esa copia de Una temporada en el infierno, dedicada a mano por Rimbaud a Verlaine, el coleccionista giró, en efecto, 511.424 euros hace poco más de un año. Récord mundial.

Uno así comprende mejor por qué, habitado por pasiones tan costosas, Pierre Leroy decidió separarse de una parte de su colección el 27 de junio en Sotheby’s. ¡Y qué colección! Evento sin precedentes, esta subasta fue transmitida por televisión. “Con los años, el gusto se estrecha y vendo entonces una parte de mis libros, como ya lo había hecho en el 2002, para concentrarme en algunos autores como Sade o Rimbaud”, confiesa este hombre seductor a la gerente adjunta del grupo Lagardére en la ciudad. Hijo de una familia en cuya casa, confiesa, no haber visto nunca un libro, sucumbió por primera vez, un poco por azar, ante un manuscrito de Leiris en 1978. Desde entonces, este esteta, amigo de Philippe Sollers, constituyó una colección muy personal, esforzándose por seguir muy de cerca el destino de sus autores fetiche. Así fue como siguió las huellas de Rimbaud, desde Adén hasta Harar, y adquirió tres obras conmovedoras. Posee entonces la única obra dedicada a mano por Rimbaud. Pero es un milagro que hoy pueda acariciar la fina cobertura de esta copia de Una temporada en el infierno. Pasando por tiros de revólver y por martillazos de tasador, este ejemplar mítico conoció una trayectoria increíblemente romántica. Éste es el relato.
 
Todo comienza con los disparos más célebres de la literatura francesa. El 10 de julio de 1872, en una habitación de hotel en Bruselas, Paul Verlaine dispara dos veces contra su amigo y amante Arthur Rimbaud. “¡Ahí tienes, ya que te largas!”, grita, desesperado. Fin de un equipo sentimental y poético muy loco. Verlaine es arrestado, luego encarcelado; Rimbaud, herido, vuelve donde su madre en las Ardenas. Se encierra en el granero y termina, en medio de la fiebre, una incandescente colección de poesías. “Una noche, sent&...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Marcela Riomalo Clavijo

Agosto de 2007
Edición No.80

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

El Sudao de Piangua de Maria Daicy Cáceres


Por


Publicado en la edición

No. 206



Para 4-8 personas, según el apetito de los comensales [...]

Husserl y el dragón


Por Ciprian Valcan


Publicado en la edición

No. 208



Aforismos y fragmentos desbordados de un sarcasmo reconfortante. [...]

Al diablo con Cali


Por Kurt Hollander


Publicado en la edición

No. 213



La capital del Valle, presidida por un Cristo Rey, es regida de día y de noche por el mismísimo Belcebú, que campea a sus anchas por los burdeles y el estadio de fútbol. [...]

Mataron al poeta


Por Magnus Boding Hansen


Publicado en la edición

No. 213



El 23 de enero, Luigi Ovalles, de 24 años, fue alcanzado por un disparo durante una manifestación contra el régimen de Nicolás Maduro. Tras la pista de un poeta talentoso y [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores