Google+
El Malpensante

Literatura

Charles Bukowski

La leyenda y los malentendidos

Traducción de María José Montoya

Borracho y malavida, así se muestra Charles Bukowski en su guion autobiográfico Barfly. En este texto, el director de la película hace un close-up a la elusiva y compleja personalidad del autor nacido en California.

© Sophie Calle

 

Jamás han cesado los malos entendidos ni las opiniones opuestas sobre Charles Bukowski. En Alemania lo consideran uno de los grandes autores de nuestro tiempo y sus obras completas se han vendido más que los libros de ningún otro escritor. Y, sin embargo, el “establecimiento literario” de la Costa Oeste norteamericana aún no lo toma en serio.

Una confusión común es considerarlo un poeta beat. Nada más lejano de la verdad. La ciudad de Los Ángeles ha producido muy pocos grandes hombres; Charles Bukowski es uno de ellos. En tanto producto y cronista del mundo de los empleados de poca monta, era demasiado tímido y orgulloso como para unirse a un movimiento bohemio, que de cualquier forma no habría podido pagar. En vez de ello, Bukowski se zambulló en la clase trabajadora/bebedora, mientras leía autores que escribían honestamente acerca de lo que él también veía. Dostoievski, Céline, Hemingway, Knut Hamsun, Nietzsche, Schopenhauer, etc.

Su forma de beber y escribir contribuyó también a la leyenda que lo rodeaba de “viejo verde”, imagen basada en su propia realidad pero “mejorada”. Algo bastante común para un artista; especialmente para un escritor que evita las narraciones en tercera persona y escribe sobre sí mismo como un borracho combativo, divertido y provocador. Pero, en el caso de Bukowski, aquí se esconde uno de los elementos más importantes de su personalidad: una sensibilidad extrema, casi femenina, acompañada de un gran sentido de la decencia y el respeto por los demás. A menudo podía ser cruel en sus certeros comentarios sobre la gente, pero, aparte de eso, literalmente no habría matado una mosca.

En mi devedé The Charles Bukowski Tapes (cincuenta de sus monólogos improvisados, filmados entre 1983 y 1984), hay un pasaje muy revelador en el segmento titulado “Naturaleza”: “Las personas son indiferentes. No se involucran en el juego de la araña con la mosca. Yo me involucro. Yo soy la mosca”. Este es el Bukowski sensible que uno descubre cuando lee sus más bellos poemas, por ejemplo los agrupados en El amor es un perro del infierno, uno de sus 27 libros de poesía.

Sus admiradores se dividen por igual entre quienes prefieren su poesía y quie...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Barbet Schroeder

Su última película fue 'Inju, la bete dans l'ombre' (2008).

Agosto de 2012
Edición No.133

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Mecenas malpensantes


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 207



Agradecemos a todos los que nos han apoyado a través de nuestro Fundraising. Recuerde que puede hacer su donación aquí [...]

Un poeta de vacaciones


Por Juan Manuel Roca


Publicado en la edición

No. 204



Un veterano trabajador del lenguaje saca a pasear a la musa. [...]

Monos, la oscuridad fotogénica


Por Jacobo Cardona Echeverri


Publicado en la edición

No. 211



La película de Alejandro Landes entiende la violencia como un impulso que viene de la nada. Sin embargo, se pregunta el autor de este texto, ¿habrá algo más racional que la [...]

Proteger o momificar el vallenato


Por Rodolfo Quintero Romero


Publicado en la edición

No. 205



Puede que su relación de amor con el reguetón y otros ritmos, que asusta a los folcloristas más tradicionales, sea lo que mantenga vivo el vallenato y evite que se ahogue en el fo [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores