Google+
El Malpensante

Cine

Barbet Schroeder en Colombia

¿Cuáles son los lazos que atan a Barbet Schroeder con Colombia? Noches de juerga en Caliwood, piscinazos en Cartagena y cine en Medellín tejen la respuesta a lo largo de varias décadas, hasta la conquista final de su película colombiana.

© Eduardo "la Rata" Carvajal

 

Los caminos del cine son largos y culebreros y, en el mejor de los casos, conducen a Cannes. Digo esto para explicar que a Barbet Schroeder lo conocí por triangulación. En el festival de 1978 coincidimos trece colombianos y todos nos hicimos pasar por periodistas o productores cuando en realidad éramos una pandilla de jóvenes cinéfilos que nos habíamos descolgado desde París para caer en la Costa Azul con poco dinero y muchas ganas de ver cine. Aprovechando que Rainer Werner Fassbinder estaba en Cannes presentando Desesperación, el fotógrafo Hernando Guerrero y el programador del Festival de Cine de Cartagena, Víctor Nieto jr., no tuvieron ningún reparo en llegar a la puerta de su habitación del Hotel Martinez, quizá porque conocían la debilidad del director alemán por cierto producto colombiano. Tocaron y abrió el propio Rainer Werner envuelto tan solo en una toalla y fumando, desde luego. Apenas dijeron que eran colombianos, los hizo seguir y los invitó a tomarse unos tragos y quién sabe qué otras cosas. Más tarde, Hernando y Víctor me contaron lo sucedido y me dijeron que estábamos todos invitados a celebrar el cumpleaños de Fassbinder en París. Llegó el 31 de mayo y, en compañía de la artista Karen Lamassonne y Víctor jr., me dirigí hacia el lugar de la celebración: un restaurante muy chic, no recuerdo en cuál barrio de París. Entramos y no había nadie. Nos sentamos y nos sirvieron copa tras copa de un vino exquisito mientras iban llegando los invitados del cumpleañero bávaro, que brillaba por su ausencia. Fassbinder finalmente se presentó cerca de la medianoche; por casualidad se sentó a fumar y a beber en nuestra mesa mientras cenábamos. Él, desde luego, no comió nada y solo se expresó en monosílabos. Sentado a mi lado estaba un hombre alto y corpulento con pinta de oficial prusiano. Le pregunté cómo se llamaba y me dijo: Barbet Schroeder.

Inmediatamente su nombre me remitió a las películas que había visto dirigidas por él: More (1969), La vallée (1972) y Général Idi Amin Dada: Autoportrait (1974). Y, por supuesto, a las películas de Rohmer y Rivette que había...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Luis Ospina

Co-director del documental 'Agarrando pueblo', director del Festival de Cine de Cali. En 2010 obtuvo el Premio Nacional Vida y Obra, otorgado por el Ministerio de Cultura, por toda una vida dedicada al cine.

Agosto de 2012
Edición No.133

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Poemas


Por Jacques Prévert


Publicado en la edición

No. 202



Tríptico  [...]

¿Qué hacemos con los Snorkel?


Por Kyara Ortega Méndez


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces [...]

Poemas


Por Ida Vitale


Publicado en la edición

No. 203



Ida Vitale [...]

Los calzones rosa de Gretchen


Por Julián Silva Puentes


Publicado en la edición

No. 207



Un cuentazo [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores