Google+
El Malpensante

Breviario

En la muerte de Rostrópovich

s

Quienes han hecho una revolución, siempre comprueban al día siguiente que no tenían idea de lo que estaban haciendo, que la revolución, una vez hecha, no se parece en absoluto a lo que hubieran querido hacer. Es lo que Hegel llamaba la ironía de la historia…

F. Engels
 
 
A una edad avanzada, víctima del cáncer, falleció el pasado 27 de abril el gran chelista ruso Mstilav Rostrópovich. Los noticieros nacionales no registraron el hecho, con lo que el gran maestro se salvó de ser despedido con alguna versión nueva de “Nadie es eterno en el mundo”. El periódico El Tiempo registró el hecho con algún despliegue y puede que periódicos de otras ciudades también lo hayan hecho.
 
La reseña de El Tiempo no deja de ser interesante. El diario bogotano recuerda que Rostrópovich visitó en alguna ocasión el país —en agosto de 1975—, y que su visita estuvo acompañada de un incidente significativo que arruinó finalmente su presentación en el Auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional de Colombia.
 
Como se sabe, el destacado músico ruso —ganador de grandes premios internacionales de la paz, uno de ellos ofrecido por el propio gobierno soviético— fue un destacado defensor de los Derechos Humanos, y en su propio país criticó los abusos permanentes del poder comunista contra los escritores y artistas disidentes. Prueba de su actitud fue la carta que dirigió al entonces “hombre fuerte” de la Unión Soviética, Leonidas Brezhnev, protestando contra la censura, el hostigamiento y el internamiento en los campos de concentración con que por años se había castigado al escritor Alexander Solzhenytsin, el autor de Un día en la vida de Iván Denisovich o El archipiélago Gulag, dos novelas esenciales para el conocimiento de los campos de concentración comunistas de la época de Stalin.
 
Aleccionados por los miembros de la Juventud Comunista y víctimas de la desinformación, la ignorancia y el sectarismo, unos estudiantes de la Universidad Nacional —muchos de ellos con el rostro cubierto— aparecieron minutos antes del concierto de Rostrópovich en el Auditorio León de Greiff y, armados de palos, piedras y bombas, expulsaron a los asistentes...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

R Silva

Junio de 2007
Edición No.79

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Aki Kaurismäki: ¿un Jarmusch a la finlandesa?


Por


Publicado en la edición

No. 205



Con este texto podrán entender un poco más sobre el conversatorio que haremos en alianza con Tornamesa y Cinecolombia. [...]

Este pedazo de acordeón


Por Roberto Burgos Cantor


Publicado en la edición

No. 205



Originalmente aparecido en la revista Eco, en 1974, este es el único relato sobre vallenato que se conoce del autor sabanero, fallecido el año pasado. Una pequeña historia de susp [...]

La continuidad del barro


Por Paul Brito


Publicado en la edición

No. 209



Elemento esencial en las  indumentarias de este especial, en el barro el artista Felipe Cuéllar encontró la plasticidad necesaria para sus creaciones, “a medio camino entre el [...]

En defensa de la novela, una vez más


Por Salman Rushdie


Publicado en la edición

No. 158



La crisis de la novela ha sido anunciada con visos apocalípticos en distintos momentos de la historia de la literatura. A mediados de los noventa, uno de sus más destacados representante [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores