Google+
El Malpensante

Iceberg

Dos ejercicios simples

Ideas, apuntes, críticas, tendencias, habladurías

Rafael Pombo, por Leo Espinosa

 

1

De unas semanas para acá se viene repitiendo, sobre todo en las redes sociales, que el Ministerio de Cultura debería cancelar de inmediato los fastos dedicados a celebrar los cien años de la muerte de Rafael Pombo. Los más radicales han llegado al extremo de sugerir que por ahí derecho debería derogarse la declaratoria de 2012 como el año Pombo, en el mismo sentido que el 2011 fue consagrado a Cuervo. Incluso si uno está acostumbrado al veleidoso humor de los usuarios en Facebook o en Twitter, está preocupación no deja ser exótica. ¿Cómo es que un poeta del siglo XIX acaba de irresistible trending topic?

La respuesta en este caso es bastante fácil: Vladdo. El pasado 27 de abril, cuando se cumplieron los cien años de la muerte del vate bogotano, El Tiempo publicó una breve semblanza recordando algunos de sus méritos. Casi enseguida el caricaturista mandó un tuit canchero diciendo que “deberían aprovechar el tal homenaje para aclarar que solo fue traductor (y adaptador) de esos cuentos infantiles; no autor”. A los cinco minutos Caracol se hacía eco de esta “muy mala noticia para el país”; a los dos días había gente reportando que “todavía no lograba superar lo de Pombo”; a la semana el poeta ya era un “plagiario” y desde entonces no han faltado los exégetas que piden abolir cualquier exaltación de su memoria. Así, de ese modo más bien equívoco, es como un poeta capta en Colombia la fugaz atención de los internautas.


Es posible que Vladdo sienta que descubrió un secreto muy bien guardado de nuestra literatura, pero la verdad es que no hay tal. Ya desde 1965, el año en que publicó su informada biografía, Héctor H. Orjuela había demostrado que siempre estuvo claro que poemas como “Rin rin renacuajo” o “Simón el Bobito” eran traducciones y que la casa Appleton, responsable de las primeras ediciones de los Cuentos pintados (1867) y de los Cuentos morales para niños formales (1869), incluía una advertencia en donde podía leerse que esas fábulas eran “colecciones de cuentos que [Pombo] adaptó al español, transformándolos...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

El Malpensante

Agosto de 2012
Edición No.133

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

¡Dejen que reviente!


Por Thomas Vasek


Publicado en la edición

No. 204



Si alguien lo contradice, inhale, exhale y pelee. Quizás no haya una mejor forma de comunicarse. [...]

Ajiaco caliente


Por Kevin Nieto


Publicado en la edición

No. 206



Una receta para la sopa desencadena una persecución en la época de la  violencia bipartidista. [...]

El festival internacional de cine sin Cartagena


Por Teresita Goyeneche


Publicado en la edición

No. 203



¿Por qué uno de los eventos cinematográficos más longevos e importantes de Latinoamérica no promueve el trabajo de realizadores de Cartagena, la ciudad que le sirve [...]

Proteger o momificar el vallenato


Por Rodolfo Quintero Romero


Publicado en la edición

No. 205



Puede que su relación de amor con el reguetón y otros ritmos, que asusta a los folcloristas más tradicionales, sea lo que mantenga vivo el vallenato y evite que se ahogue en el fo [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores