Google+
El Malpensante

Breviario

¿Por qué las ONGO son una amenaza para la democracia?

s

La Federación de Asuntos de la Mujer de Myanmar es una ONGO. También lo son Nashi, un grupo juvenil ruso, y la Organización de Derechos Humanos de Sudán. La Asociación de Organizaciones No Comerciales y No Gubernamentales de Kirguizistán, igual que Chongryon, la Asociación General de Residentes Coreanos en Japón son ONGO. Las ONGO están brotando en todas partes; están en China, Cuba, Francia, Túnez y Estados Unidos.

Las ONGO son Organizaciones No Gubernamentales controladas por el Gobierno. Tras este trabalenguas contradictorio y casi risible se encuentra una tendencia mundial, cada vez más extendida, que merece la pena estudiar con más detalle: hay gobiernos que financian y controlan organizaciones no gubernamentales (ONG), muchas veces a escondidas.
 
Algunas ONGO son beneficiosas y otras irrelevantes. Pero muchas, incluidas las que he mencionado, son peligrosas. Algunas son el brazo intimidatorio de gobiernos represivos. Otras aprovechan las prácticas democráticas para socavar sutilmente la democracia en su país. Cuando operan fuera de su país, las ONGO de regímenes represivos presionan a Naciones Unidas y otras instituciones internacionales, muchas veces haciéndose pasar por representantes de la “sociedad civil” con nobles objetivos cuando, en realidad, no son más que agentes de los gobiernos que las subvencionan. Algunos gobiernos arraigan sus ONGO muy adentro de las sociedades de otros países y las utilizan para promover sus intereses.
 
Es lo que ocurre, por ejemplo, con Chongryon, un vasto grupo de organizaciones “de la sociedad civil”, favorables a Corea del Norte, que opera en Japón y que es, de facto, el representante del régimen norcoreano. Las autoridades japonesas han acusado a varias de las organizaciones incluidas en él de llevar a cabo contrabando de tecnología armamentística, tráfico de productos farmacéuticos y desvío de cientos de millones de dólares, además de orquestar una operación masiva de propaganda a favor del tirano de Pyongyang.
 
Desde hace muchos años, diversos grupos “de la sociedad civil” de distintos países defienden con estridencia en reuniones de la ONU la actuación de Cuba en materia de derechos humanos y contribuyen sistemáticamente a tratar de suavizar las resoluciones sobre las brutales violaciones de los derechos en la isla. Los Círculos Bolivarianos, grup...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Moisés Naim

Es venezolano y dirige la revista Foreign Policy.

Junio de 2007
Edición No.79

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Proteger o momificar el vallenato


Por Rodolfo Quintero Romero


Publicado en la edición

No. 205



Puede que su relación de amor con el reguetón y otros ritmos, que asusta a los folcloristas más tradicionales, sea lo que mantenga vivo el vallenato y evite que se ahogue en el fo [...]

Capuchino


Por Juan Villoro


Publicado en la edición

No. 208



Entre un humano y su felino, ¿quién es la mascota? [...]

Las correas de Alejo


Por


Publicado en la edición

No. 205



Álbum del vallenato colombiano [...]

Defensa del chontaduro


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 206



¿Fruta, tubérculo, huevo mitológico? El escritor caleño intenta explicar por qué en su ciudad los niños se acostumbran a comer este bicho raro del reino veget [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores