Google+
El Malpensante

Artículo

La estupidez de la dignidad

Traducción de Vicente Carbona

Mientras los científicos gringos tratan de avanzar en investigaciones médicas revolucionarias, deben enfrentar la resistencia de grupos moralistas respaldados por el gobierno. La más reciente y peligrosa estratagema de la bioética conservadora es un concepto tan vago como contradictorio.

Ilustración de Januzs Kapusta • © Corbis

 

Esta primavera, el Consejo Presidencial sobre Bioética publicó un informe de 555 páginas titulado Dignidad humana y bioética. El Consejo, creado en 2001 por George W. Bush, es un grupo de expertos designado para asesorar al presidente y explorar asuntos políticos relacionados con la ética de las innovaciones biomédicas, incluyendo los fármacos para aumentar la cognición, la manipulación genética de animales o humanos, terapias que puedan prolongar la vida, las células madre embrionarias y la llamada “clonación terapéutica”, capaz de proveer reemplazos para órganos y tejidos celulares enfermos. Avances como éstos, traducidos en tratamientos libremente practicados, podrían hacer que millones de personas se sintiesen mejor y que nadie se sintiese peor. ¿Qué hay que pueda no gustar? Estos avances no aumentan las tradicionales preocupaciones de la bioética, que se enfoca sobre los daños potenciales y la coacción a pacientes en asuntos de investigación. Entonces, ¿cuáles son las preocupaciones éticas que requieren un consejo presidencial?

Muchas personas se sienten vagamente desconcertadas por los avances (reales o imaginarios) capaces de alterar mente y cuerpo de maneras novedosas. Los románticos y los verdes tienden a idealizar lo natural y demonizar la tecnología. Los tradicionalistas y conservadores, por temperamento, no se fían del cambio radical. A los igualitarios les preocupa una posible carrera armamentista en el mejoramiento humano. Y cualquiera es capaz de experimentar una reacción de asco al contemplar la manipulación sin precedentes de nuestra biología. El Consejo Presidencial se ha convertido en un foro para ventilar esta inquietud, y el concepto de “dignidad” en el encabezamiento para su difusión. El libro Dignidad humana y bioética es el resultado de un largo esfuerzo por parte del Consejo para ubicar la dignidad en el centro de la bioética. El sentimiento general es que, aunque una nueva tecnología fuese capaz de mejorar la vida y la salud y disminuir el sufrimiento y el desperdicio, podría ser rechazada, o hasta ilegalizada, si ofende la dignidad humana. Cualquier cosa que eso sea.

El problem...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Steven Pinker

Profesor de Psicología en Harvard y autor de The Stuff of Thought [La vida de las palabras].

Octubre de 2008
Edición No.91

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Alejandro Durán, el rey que se destronó a sí mismo


Por Mariamatilde Rodríguez Jaime


Publicado en la edición

No. 205



De las manos curtidas del Negro salieron tantos arrullos de amor como notas de rebeldía, canciones de protesta contra otros reyes menos musicales y más injustos. [...]

Carta al embajador de Francia


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Maestro desatado


Por Fernando Olea


Publicado en la edición

No. 208



La caricatura de junio [...]

Juan Pablo Bieri, el nuevo censor de la televisión pública


Por Liga Contra el Silencio


Publicado en la edición

No. 203



Juan Pablo Bieri y RTVC sí censuraron "Los Puros Criollos" Una nueva entrega de la "Liga contra el silencio" de la cual hacemos parte. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores