Google+
El Malpensante

Breviario

¿Sátira o cinismo?

¿Qué pretenden las columnas de Daniel Samper Ospina?

© Alberto Ruggieri | Corbis

 

A un lector escrupuloso podría resultarle inquietante que un hombre que se hubiera distinguido por su carrera como pornógrafo light apareciera, de repente, como voz de la opinión pública. Ese lector encontraría una contradicción en el hecho de que alguien dedicado a fomentar la explotación del cuerpo femenino (explotación que es estandarte de la traquetización en Colombia) escribiera semanalmente una columna en la que pretendiera sensibilizar a los lectores sobre las conductas irracionales de la sociedad nacional.

Pero en Colombia es raro encontrar lectores escrupulosos, y es usual, en cambio, ejercer actividades aparentemente incompatibles (para la muestra, los legisladores delincuentes). Por eso, a nadie parece sorprenderle que Daniel Samper Ospina, director de la revista SoHo (“Sólo para Hombres”), funja ahora también de columnista de opinión en Semana, una de las revistas más influyentes del país.

Samper podría decir que no ve contradicción; que con sus textos no pretende sensibilizar a nadie, ni ser la voz de la opinión pública, ni denunciar nada: sólo reírse. De hecho, si lo dijera, la mayoría de sus columnas lo corroborarían: en vez de crítica, hay en ellas vagos insultos, algunos dirigidos a nuestros impresentables gobernantes y otros a la oposición política, a la izquierda en su totalidad, a las mujeres que no se depilan, a los pobres, a la gente mal vestida, a los feos y a cualquiera que venga a mano para un chiste fácil.

Pero si Samper no quiere poner a sus lectores a pensar, si no quiere denunciar nada, si solo quiere hacer chistes chocantes, ¿entonces para qué escribe una columna de opinión? Quizás aspire a lucirse creyendo que transgrede con su iconoclasia moderada las mores de una sociedad parroquial.

En una entrevista publicada por El Tiempo, nuestro enfant terrible afirma que, siendo estudiante en el Gimnasio Moderno, se sintió “autorizado a disentir, a imprecar, a protestar, a increpar”. No sé muy bien en dónde ejerza tal vocación infantil. Me parece que sus columnas, en las que suele dejar en claro su posición social y mencio...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

maria jaramillo

Bien por Carolina Sanin. La felicito por esa magnifica columna. El Sr. Samper cree que por ser quien es tiene patente de corso para ofender,burlarse y faltarle al respeto a personas que valen mil veces mas que el.

Sebastián Leal

Bastante flojo Carolina. Sin duda alguna la sátira y el fino sentido del humor de Daniel, hiere a muchos, pero es genial y eso no se pone en tela de juicio. Es necesario dejar tantas suceptibilidades políticas y literarias

María Elena Triana

Solo se aceptan comentarios para alabar? No me he suscrito para eso. Gracias

Su comentario

Carolina Sanín

Columnista de Arcadia. Los niños, su última novela, fue publicada en 2014

Octubre de 2008
Edición No.91

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Diario de una residencia


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 203



¿Cuáles son las penurias y bondades de una residencia artística en la célebre Casa de Velázquez, en Madrid? Una escritora uruguaya relata, atenta al Mundial  de [...]

Sándor Márai


Por Mauricio Polanco Izquierdo


Publicado en la edición

No. 202



Un académico colombiano viaja a Hungría para lograr terminar el encargo de un ponzoñoso editor: un perfil de un fenómeno editorial póstumo, un autor desdeñado [...]

La mano que le falta a mi madre


Por Rodolfo Lara Mendoza


Publicado en la edición

No. 204



Nuevas Voces. [...]

Tres piedritas hepáticas


Por Hernán Bravo Varela


Publicado en la edición

No. 193



De manufactura muy diversa, pero igual de encantadora, este trío de ensayos aborda la música, el cine y el sentido del gusto (incluyendo el gusto por el arte) con un ingenio prodigioso. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores