Google+
El Malpensante

Breviario

Severo Sarduy: una impostura pintarrajeada

Desde que abandonó Cuba, en 1959, Severo Sarduy escribió cerca de mil cartas a su familia. En algunas de ellas da testimonio del poder de la música y la importancia que esta tuvo en su obra.

 

 © Stock Xchng

Nadie como un desterrado para dar testimonio del poder de la música para conmover y revelar hasta qué punto está hecha, más que de sonidos y silencios, de aquello que más se ha amado; hasta qué punto la música es la transubstanciación de un padre, una madre, un hijo, un hermano, un cónyuge, una época o un país perdidos o distantes. Hay canciones ilustradas: escucharlas es ver aparecer a alguien o algo.

Severo Sarduy (1937-1993) da testimonio de ese poder de la música en más de un libro y ahora, veintiun años después de su muerte, en algunas de las cartas que escribió a su familia desde el extranjero y que acaba de publicar, anotadas, su hermana Mercedes; cartas donde el hombre que abandonó Cuba el 12 de diciembre de 1959 y jamás regresó a ella dice escuchar y entonar canciones de la isla, evoca a su padre bailándolas y admite la emoción que todo eso le produce: 

París, 20 de enero de 1965 

A veces me pongo a pensar en ustedes, a tratar de imaginar cada centímetro de sus caras y sus voces. No los olvido. Ayer puse un disco cubano y me revolví un poco… Pero ya pasó. 

Sarduy recuerda desde una canción que escuchó en el kindergarten al que asistió su hermana hasta los anuncios cantados de la radio y la televisión cubanas de los años cincuenta. Ignora el lector no cubano, o el cubano ajeno a las letras del viejo cancionero popular de la isla, el sinnúmero de frases procedentes de ese cancionero que Sarduy, sin entrecomillar o recurrir a itálicas, inserta en su obra hasta convertirla en un hervidero de guiños. En la novela De donde son los cantantes desliza desde una frase de la espléndida “Salida de Cecilia Valdés”, zarzuela de Gonzalo Roig con libreto de Agustín Rodríguez y José Sánchez Arcilla, hasta una alusión a un hermoso villancico criollo de Gisela Hernández, es decir, que el repertorio de nostalgias abarca desde ritmos como el son, el danz&...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Orlando González Esteva

Es autor de 'Elogio del garabato', entre otros numerosos ensayos. También es el productor del programa radial 'Cuba es su música'.

Febrero de 2014
Edición No.149

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La parranda tiene nombre, se llama Roberto -El turco- Pavajeau


Por Luis Felipe Núñez


Publicado en la edición

No. 205



La sombra de un árbol es el escenario perfecto para este concierto de historias. En las del Turco florecen –casi siempre de parranda– los nombres de intérpretes legendarios, [...]

Pedro Adrián Zuluaga presenta "La Banda de los cuatro"


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 141



El Malpensante inaugura su cineclub de la mano del periodista y crítico Pedro Adrián Zuluaga. Cada jueves conversaremos sobrel lo que convirtió a cada una de estas película [...]

Gilberte Beaux prefiere dar las órdenes


Por Renée Kantor


Publicado en la edición

No. 225



Banquera en Francia, petrolera en Guatemala, estanciera en Argentina. La intuición y la astucia de esta mujer de 90 años, que comenzó su carrera como mecanógrafa en un banc [...]

Adán y Eva


Por Bacteria


Publicado en la edición

No. 207



La caricatura de Mayo [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores