Google+
El Malpensante

Cine

Néstor Almendros en Colombia

Tras su paso por Caliwood en los años ochenta, Néstor Almendros dejó una profunda huella entre los cinéfilos locales. Esta crónica recorre el itinerario colombiano del director de fotografía ganador del Premio Oscar en 1978.

 
 Néstor Almendros junto a François Truffaut © Un homme a la cámera • Hatier (1990)
 
En 1963, el escritor Germán Arciniegas contrató para Cuadernos, la revista en español que dirigía en París, a un joven catalán que venía de Cuba y que parecía tener especiales conocimientos sobre el mundo del cine. Se llamaba Néstor Almendros, tenía la edad de Cristo y se destacaba por haber realizado algunos cortometrajes experimentales, por ejercer la crítica en distintas publicaciones en la isla y por haber fundado, junto a Guillermo Cabrera Infante y Germán Puig, la Cinemateca de Cuba. En el número 77 de la revista, Almendros comenzó su trabajo polemizando con el también escritor y también colombiano Eduardo Caballero Calderón, a causa de un artículo que este había publicado criticando el cine latinoamericano. Almendros, con una elegancia que no neutralizaba su vehemencia, reaccionó frente al autor de Tipacoque, refutándole sus argumentos en contra de la comercialización del cine, en contra de los cineclubes y del cine “doctrinario”. Hijo de las recientes teorías de la nouvelle vague, Almendros afirmaba que no por el hecho de ser popular el cine dejaba de ser importante, ni por el hecho de ser elitista el cine perdía su esencia, ni mucho menos se podían combatir las actitudes contestatarias, porque eso terminaría convirtiendo al “séptimo arte” en un adorno de agencia de turismo. El cubano-catalán lo sabía muy bien. Había salido de la isla cuando la situación para muchos intelectuales se fue volviendo insoportable. Tras haber probado suerte en los Estados Unidos y haber sufrido los embates de la intolerancia en los primeros años de la revolución, Almendros había quemado sus naves y se había instalado en Francia, donde sobrevivía dictando clases de español y trabajando para la televisión escolar. Hasta que un golpe de suerte le cambiaría el destino para siempre: estaba p...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Sandro Romero Rey

Trabaja como profesor en la Facultad de Artes de la Universidad Distrital. En 2010 publicó 'El miedo a la oscuridad'.

Marzo de 2014
Edición No.150

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

La parranda tiene nombre, se llama Roberto -El turco- Pavajeau


Por Luis Felipe Núñez


Publicado en la edición

No. 205



La sombra de un árbol es el escenario perfecto para este concierto de historias. En las del Turco florecen –casi siempre de parranda– los nombres de intérpretes legendarios, [...]

Esto no es una manzana


Por Claudia Steiner


Publicado en la edición

No. 206



¿De qué manera la gran industria cambió nuestra vieja relación con los alimentos y los actos sociales de cocinar y sentarse a una mesa? [...]

Substantial Comics


Por


Publicado en la edición

No. 202



. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores