Google+
El Malpensante

Artículo

Mi hijo el terrorista

¿De dónde sale un terrorista islámico? ¿Cómo se hace? Por lo que se verá adelante, la receta incluye una serie de ingredientes catastróficos.

Desde muy pequeña le hicieron entender que las mujeres eran diferentes, más incapaces. Una mujer debía soportarlo todo, ser una joven obediente. Lo volvió a recordar ese día en que su marido, una vez más, se puso como loco y le dio una patada en los riñones y el estómago. Llegó al hospital sangrando y recién allí supo que estaba embarazada. Ese bebé sobreviviría. No como el primero, que murió a los siete meses de vida, o el segundo, prematuro, a la semana. Con apenas veinte años, Aïcha el Wafi ya había parido seis hijos. Dos murieron, tres andan por ahí y uno se encuentra enterrado vivo, como acostumbra decir. Se trata de Zacarías Moussaoui. El único condenado por los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas y el Pentágono.

Zacarías está en todas partes. En la pequeña mesa al lado de unas flores artificiales. En cada pared del salón de su modesta casa en las afueras de Narbona, donde las fotografías se suceden mostrándolo en las distintas etapas de su vida. Por allí se le ve sonriente a los cinco años; en otra, está vestido con la toga y el birrete de la tradición anglosajona en el momento en que le dan el diploma del Master en Administración, obtenido en 1995 en la South Bank University de Londres; más allá, está junto a su hermana Jamila, morocha, la cara como una esfera y cejas depiladas. También en las fotos de un álbum que Aïcha lleva con ella desde ese maldito 13 de septiembre de 2001, día en que la imagen de su hijo apareció en todos los canales de televisión del planeta. Día en que, mientras se golpeaba la cabeza contra el suelo como para conjurar la realidad, se preguntaba si no se trataría de una pesadilla.
 
—Zacarías era el niño que nunca me daba problemas. Era bueno y tranquilo. Nadie se quejó nunca de él en el colegio. Aún hoy no logro entender cómo se metió en todo esto.
 
La última vez que lo vio frente a frente fue el 11 de junio de 2002, en la prisión de Alexandria en Washington. Había sido arrestado el 16 de agosto de 2001 en un hotel de Minnesota con la visa vencida y en posesión de dos pasaportes, uno francés y otro argelino. En su cuarto encontraron dos cuchillos, un par de prismáticos, un manual para aprender a pilotear aviones y ...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Renée Kantor

Radicada en Francia, trabaja como periodista independiente. Ha escrito para las revistas Etiqueta Negra y Página 1/2

Marzo de 2007
Edición No.77

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Mirar por la rendija


Por Cristian Patrasconiu


Publicado en la edición

No. 204



Uno de los frecuentes candidatos al Nobel confiesa su necesidad de llevar diarios, esos cuadernos por donde se cuela la luz. [...]

Un poeta de vacaciones


Por Juan Manuel Roca


Publicado en la edición

No. 204



Un veterano trabajador del lenguaje saca a pasear a la musa. [...]

Esa música del diablo


Por Lina Alonso


Publicado en la edición

No. 205



Dele vuelta a su crucifijo más cercano y prepárase para asistir a ese cruce de caminos entre el Mississippi y el Magdalena, donde se encuentran el blues y el vallenato. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores