Google+
El Malpensante

Columna

De alemanes y tailandesas

Hombres europeos y mujeres asiáticas, sexo y dinero… ¿qué pasa cuando el afecto entra en esta ecuación?

En Plataforma, Michel Houellebecq plantea que para la miseria sexual de los europeos existen dos consuelos en un país como Tailandia: la destreza de sus prostitutas y las mínimas exigencias y expectativas que las mujeres le imponen al matrimonio. “Parece haber un cuadre casi perfecto entre los hombres occidentales, quienes no son apreciados ni respetados en sus países, y las mujeres thai, quienes estarían felices de encontrar alguien que simplemente haga su trabajo y espere volver a su hogar y a su tranquila familia al acabar la jornada. Una manera simple de ver esto son los avisos clasificados personales.

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Mauricio Rubio

Columnista de El Malpensante y La Silla Vacía. Es investigador de la Universidad Externado de Colombia.

Junio de 2014
Edición No.153

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Cómo saber si eres un trol cultural


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 208



. [...]

Dos platos en prosa


Por Andoni Aduriz


Publicado en la edición

No. 206



Poemas en prosa [...]

Torpedos


Por


Publicado en la edición

No. 204



. [...]

Huesos y pelo


Por Pilar Quintana


Publicado en la edición

No. 194



Un cuento  [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores