Google+
El Malpensante

Blog

La esperanza según Mateo

Reseña de la película Mateo

 

Estábamos en el teatro, finalizaron los cortos y comenzó Mateo. Rodaron quince minutos de cinta, el tiempo estipulado por los manuales de cine de Robert Mckee para introducir una obra. Aproximadamente entre los minutos 16 y 17 se cortó por primera vez la proyección. Después de un par de segundos la imagen regresó. Dos minutos después el proyector se apagó de nuevo. No se veía ni se escuchaba nada; la gente empezó a chiflar y sus cabezas comenzaron a moverse en distintas direcciones en busca de una explicación. Parecía una broma de mal gusto o el capricho de un dios que odia al cine colombiano. A los cinco minutos la película revivió, y diez minutos después nuevamente desfalleció. El proyector volvió a funcionar y por tercera y última vez se apagó. Reapareció la imagen y de allí en adelante nunca más se fue. A pesar de los repetitivos fallos técnicos, nadie –ni una sola persona– dejó el teatro. Todos nos quedamos allí sentados esperando algo.

Mateo es el primer largometraje dirigido por María Gamboa, cineasta bogotana nacida en 1973 y con una larga experiencia en productos audiovisuales de corte llamémosle “social”. Estoy pensando en la serie Revelados, de Canal 13, que pretendía prevenir el ingreso de adolescentes al conflicto armado, y el documental Merquemos juntos, financiado por las Naciones Unidas, en el que describe el proceso para llegar al éxito de un banco comunitario en Barrancabermeja. Mateo se estrenó el 28 de agosto a nivel nacional en las salas de Cinecolombia y acumuló cerca de 4.000 espectadores en su primer fin de semana en 24 pantallas. Los Indestructibles 3, para marcar el contraste, registró más de 80.000 asistentes el mismo fin de semana en 169 pantallas.

La película se desarrolla en el Magdalena Medio, donde viven, conviven y se destruyen paramilitares, delincuentes comunes, bandas criminales, guerrilleros, activistas por los derechos humanos y curas. El protagonista es Mateo, un joven que ayuda a su tío, un extorsionista pseudoparamilitar, en el cobro de préstamos gota a gota a comerciantes locales. Como es usual en las zonas rojas, hay quienes enarbolan la bandera blanca de la paz y conversan de música, teatro y pintura. Mateo, influenciado por ellos, termina haciendo parte de un grupo de teatro colegial. Allí sus mo...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Maria Cadavid

No puedo comentar este artículo. Qué hago?

Su comentario

María Paula Ávila Vera

Ha trabajado como asistente de curaduría y crítica de arte

Julio de 2014
Edición No.154

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La parranda tiene nombre, se llama Roberto -El turco- Pavajeau


Por Luis Felipe Núñez


Publicado en la edición

No. 205



La sombra de un árbol es el escenario perfecto para este concierto de historias. En las del Turco florecen –casi siempre de parranda– los nombres de intérpretes legendarios, [...]

Reina, esclava o mujer


Por Fernanda Melchor


Publicado en la edición

No. 202



Seis años después de ser nombrada soberana del Carnaval de Veracruz, Evangelina Tejera es acusada de asesinar a sus dos hijos. Los hechos que horrorizaron al puerto, y que originaron un [...]

Fidelidad de los perros


Por Tomás Sánchez Bellocchio


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Pólvora


Por Harold Muñoz


Publicado en la edición

No. 208



Un cuento. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores