Google+
El Malpensante

Breviario

Veinte años después...

s

Invitado Festival Malpensante 2009

Las fotografías fueron tomadas en Montería a mediados de 1987. Su autor fue Jorge Carcioffi. En ellas aparece el poeta Raúl Gómez Jattin encaramado en un árbol de mango (“yo tengo para ti mi buen amigo un corazón de mango del Sinú”), oteando el río Sinú de “su pueblo y su valle”.

Cuando Gustavo Tatis Guerra, periodista de El Universal de Cartagena, publicó las curiosas fotos, no sospechaba que se estaba metiendo en un lío. Todos los días, Gómez Jattin iba a buscarlo para reclamarle el pago que creía merecer por el uso de su imagen: treinta mil pesos de la época.
 
A partir de las ocho de la mañana, el poeta se sentaba descalzo en la recepción del periódico, en la vieja casona de la Calle San Juan de Dios. Mientras esperaba, fumaba Pielroja sin filtro, leía a Kavafis. Cuando estaba allí solo parecía el ser más apacible del mundo: los empleados del área administrativa, aunque no sabían quién diablos era, le regalaban galletas y le brindaban gaseosa en vaso desechable. Cuando llegaba Tatis, casi a las once de la mañana, Gómez Jattin se volvía agresivo: golpeaba el mostrador con el puño, echaba fuego por los ojos, aturdía a todo el mundo con su vozarrón de trueno.
 
Tatis se preguntaba por qué diablos le vino a tocar a él semejante dilema: si publicó las fotos, pensaba, era por admiración: jamás había hecho ningún acuerdo que lo comprometiera a pagarle treinta mil pesos a Raúl. Treinta mil pesos que, además, no tenía. Sabía, sin embargo, que su interlocutor no entendería el argumento. Así que se dedicó a caramelearlo con engañifas de todo tipo: lo invitaba a tomar jugo en el Muelle de Los Pegasos, le decía que la próxima semana, que vente a finales de mes, que mira que es que no me han pagado, y así el problema —que de todos modos ya era grave— se fue tornando más complicado.
 
Tatis, que conoce muy bien la poesía de Gómez Jattin, tenía pesadillas con este verso: “porque sé dar una trompada al amigo ladrón”. La amenaza, en todo caso, no era lírica: Raúl medía un metro con ochenta y seis centímetros y pesaba, en aquella &eacu...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Alberto Salcedo Ramos

En 2011 obtuvo su quinto Premio Simón Bolívar por el artículo 'La eterna parranda de Diomedes'.

Marzo de 2007
Edición No.77

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

Nuestro Archivo

1 de 4

Proyectos de literatura


Por Agripina Montes del Valle


Publicado en la edición

No. 208



En la Manizales del siglo XIX, una intelectual debía sobreponerse a las pataletas de sus hijos y a la picardía de sus criadas para abrirse un espacio creativo en medio de las vicisitudes [...]

Mecenas malpensantes


Por El Malpensante


Publicado en la edición

No. 207



Agradecemos a todos los que nos han apoyado a través de nuestro Fundraising. Recuerde que puede hacer su donación aquí [...]

Diario de una residencia


Por Fernanda Trías


Publicado en la edición

No. 203



¿Cuáles son las penurias y bondades de una residencia artística en la célebre Casa de Velázquez, en Madrid? Una escritora uruguaya relata, atenta al Mundial  de [...]

Ajiaco caliente


Por Kevin Nieto


Publicado en la edición

No. 206



Una receta para la sopa desencadena una persecución en la época de la  violencia bipartidista. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores