Google+
El Malpensante

Blog

Jaime Garzón en el corruptour

A propósito del Corruptour

 

En el principio, fue la lucha de clases. Después, el desencanto que producen las derrotas. Mientras tanto, un fantasma recorría el mundo: el fantasma de la corrupción. Ha crecido y crecido y, con el tiempo, parece ser un demonio incontenible. Entonces, nació el Corruptour. Al parecer, es un asunto de intransigentes y traviesos actores de la República Checa quienes, al tener tanto éxito con el asunto, se han inventado una franquicia. En México y, en particular, en Monterrey, el Corruptour es un fenómeno que agota los puestos del bus donde se representa la contundente parodia, recorriendo los lugares reales en donde se han gestado los peores momentos de las violencias e injusticias locales. El punto de partida es simple pero efectivo: un grupo de espectadores recorre, en un vehículo de transporte colectivo (buseta, combi, chiva, autocar, como lo llamen en cada hábitat de la podredumbre), los lugares donde se ha anidado el cáncer de sus sociedades y los actores-guías se encargan de desnudar, con sus textos, los signos fatales que se esconden tras ellos. Pero con humor, con negrísimo humor.  

Es una broma de los tiempos: Jean Cocteau decía que la (norte) americana era una sociedad muy curiosa: primero se escandalizaba con las vanguardias y luego las metían en un museo. En los años ochenta, ante la impotencia de los colombianos frente a su peor violencia, parecía que los artistas hubiesen optado por autodefinirse o escudarse tras el refugio de la metáfora, en vez de continuar su inútil batalla de denuncias o revoluciones sobre el escenario. Pero los tiempos se agotan, los milenios se acaban y, como añoraba Garibaldi, todo parece cambiar para que todo siga igual. Algunos jóvenes artistas, sin embargo, se resisten ante la impotencia y han optado, una vez más, por el escupitajo, ante el asco que les produce una realidad que se torna insoportable. En esa nueva camada de inconformes, ha llegado el Corruptour a Bogotá, de la mano de la actriz, dramaturga y directora Verónica Ochoa, con toda la ira intacta, antes de que su puño invisible termine atravesado por la profecía de Cocteau.

Tras una intensa experiencia en el Teatro Varasanta, la señorita Ochoa decidió tirar una vez más su casa por la ventana y se arriesgó a reinventarse, utilizando las herramientas adquiridas en la Maestría de Artes Vivas de la Universidad Nacional de Colombia. Un performance de grueso calibre parec&i...

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Sandro Romero Rey

Trabaja como profesor en la Facultad de Artes de la Universidad Distrital. En 2010 publicó 'El miedo a la oscuridad'.

Agosto de 2014
Edición No.155

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

La escritura como seducción

Por El Malpensante

3

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

La herencia de la abuela


Por María Alejandra Barrios


Publicado en la edición

No. 212



Un cuento de la iniciativa Nuevas Voces. [...]

Uno nunca sabe de qué color amanecerá el duelo


Por Javier Ortiz Cassiani


Publicado en la edición

No. 212



Un hombre mira la foto de la primera comunión de su hermano muerto, recuerda a Séneca y se pregunta cómo haría él para alegrarse en medio del dolor. [...]

Metal, Viscoso animal


Por Juan Miguel Álvarez


Publicado en la edición

No. 204



Los habitantes de un pueblo en el Nordeste antioqueño insisten en que la explotación del oro con mercurio no es tan mala como la pintan, mientras las multinacionales ganan hectáre [...]

Yo sabía...


Por Consuelo Araújo Noguera


Publicado en la edición

No. 205



Su labor como gestora cultural y ministra hizo que su ficción fuera soslayada. En este inquietante relato, una mujer le canta la tabla a cierto representante del machismo regional.  & [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores