Google+
El Malpensante

Blog

Espectáculos de los últimos días

A propósito de algunos de los espectáculos de los últimos días: Shim Chung, No te escupo en la cara porque la vida lo hará mejor que yo, Déjame decirte algo, Moretones que no sanarán y This Is Modern

© Cortesía Teatro Mayor 

 

Shim Chung. Ballet Universal de Corea.

Me pregunto qué harían ciertos comentaristas de espectáculos sin los programas de mano. Tremenda decepción del curioso que quiere leer una reseña más o menos inteligente sobre una experiencia escénica que se le antoja memorable. El comentarista se refugia en la historia del ballet, pero no se atreve a lanzarse sin salvavidas a describir lo que los bailarines le brindan porque puede pasar por desinformado, qué se yo, por un hombre que se ilustra mientras se afeita la barbilla. Bueno, hay también comentaristas que copian sus reseñas de Internet y así se ahorran el viaje a Corea, a tener que estudiar la historia de la danza o, peor, a tener que expresar sus propias emociones. No, no he encontrado un texto que complemente mi entusiasmo por el ballet coreano que vimos en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo de Bogotá. Y esperaba que los habitués de los escenarios dijeran algo, se pusieran en pie, y aplaudieran a rabiar a los asiáticos, mientras se iban lanza en ristre contra el alud de performances de grueso calibre que asaltan todos los espacios no convencionales de nuestros universos. Pero no pasó nada. Soy un viejo solitario. Ya nadie escribe, se limitan a copiar los programas de mano o a repetir lo que les dicta la Internet. Qué pena, se están acabando las emociones ante el Arte, porque el Arte, con mayúsculas, se está convirtiendo en un enemigo heredado de los colonizadores y hay que acabar lo más pronto posible con sus restos, no importa que las víctimas sean las hermosas bailarinas coreanas o las leyendas orientales que no conocía y que me llevaron a otros parajes, a los territorios de una infancia nunca vivida, en la que brillan los colores rosas y los rompimientos y los telones de fondo (¿hace cuánto no veíamos en Bogotá un espectáculo con un telón de fondo?), una fábula en zapatillas de punta con seres de otros mundos, con la vida debajo de las aguas, con villanos acompañados en vivo por los tempos de la Orquesta Filarmónica de Bogotá y el escenario resucitando de sus pálidas sombras para darle paso a la vida de mentiras que le dan el sí a las formas artísticas en vías de extinción....

El contenido de esta sección está disponible solo para suscriptores

Comentarios a esta entrada

Su comentario

Sandro Romero Rey

Trabaja como profesor en la Facultad de Artes de la Universidad Distrital. En 2010 publicó 'El miedo a la oscuridad'.

Marzo de 2014
Edición No.150

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

Taller Malpensante de Escritura

Por El Malpensante

3

La escritura como seducción

Por El Malpensante

4

Un débil abrazo

Por Carlos Páramo

5

En la muerte de los blasfemos

Por Mario Jursich Durán

1

Salir con chicas que no leen/ Salir con chicas que leen

Por Charles Warnke

2

El calígrafo

Por Alexandru Ecovoiu

3

Sombra

Por Ruven Afanador

4

Loca carrera de los optimistas

Por

5

El proletariado de los dioses

Por Paul Brito

1

Nuestro Archivo

1 de 4

Fidelidad de los perros


Por Tomás Sánchez Bellocchio


Publicado en la edición

No. 203



Dossier de Ficción [...]

Sobre el cerro, a cielo abierto


Por Adriano Cirino


Publicado en la edición

No. 207



Al evaluar el problema de la basura en la comuna 13 de Medellín, las autoridades locales notaron un inconveniente mayor: ¿cómo hacían los habitantes para subir y bajar las [...]

Aki Kaurismäki: ¿un Jarmusch a la finlandesa?


Por


Publicado en la edición

No. 205



Con este texto podrán entender un poco más sobre el conversatorio que haremos en alianza con Tornamesa y Cinecolombia. [...]

De la amistad


Por


Publicado en la edición

No. 204



Celebremos al padre del ensayo, Michel de Montaigne. [...]

Columnas

Poetour en una ciudad andina

Esperando a Cantinflas

La cueca larga del anti-poeta

La comba del palo

Las Marías y sus seguidores